26
mar
13

Me minas la moral

 

 

Imagen  Hasta ahora, cada vez que me ponía a escribir un ensayo o una novela, tenía que emplearme a fondo durante meses en bucear documentos o en recoger impresiones de gentes que estuviesen relacionadas con el tema elegido, pero hace tiempo que los  argumentos, los datos, las declaraciones y los testimonios que pudieran servirme para afrontar una nueva historia me sobrepasan, porque no doy abasto para asimilarlos y sistematizarlos.

El asunto está en que la realidad supera a la ficcion y cualquiera que pretenda narrar un historia supuestamente fabulada está condenado al fracaso porque nadie creerá que su relato es producto de su imaginación.

Si leemos lo que nos cuentan los periódicos sobre lo que ocurre en las instituciones europeas, vemos  que sus dirigentes son unos inútiles que improvisan respuestas a problemas graves, y que en vez de resolverlos los agravan. Hoy todos sabemos que esto que cuento es cierto,pero hace unos años,si alguien lo hubiese relatado en las páginas de un libro,  habría sido considerado como un escritor de éxito porque la creatividad literaria siempre se valoró sobremanera.

Si nos hubiera contado hace años que el ex Presidente de la República Francesa, Nicolás Sarkozy, podía acabar en la cárcel porque se aprovechó de una anciana multimillonaria para que le ayudase económicamente en su campaña electoral, no nos lo habríamos creido, y el que lo hubiese escrito habría recibido el aplauso de sus lectores porque adelantarse al futuro es una virtud que,en materia literaria, está muy bien considerada.

Pero no hace falta traspasar nuestras fronteras para inspirarnos en historias que pudieran parecer increíbles, porque aqui tenemos tradición de Rinconetes y Cortadillos travestidos con el tiempo de banqueros, ministros, jefes de la policia,curas, sindicalistas y maporreros, que han hecho y hacen las delicias de jueces, investigadores, periodistas, cotillas, y colipoterras.

Lo que nos está pasando no sé si era previsible  cuando yo empecé en este oficio de contar cosas irreales pero apasionantes,aunque no creo que los más conspicuos novelistas lo imaginaron alguna vez asi. Por eso es cierto que la realidad supera siempre a la ficción.

Lo que si está no claro, sino cristalino, es que hoy nadie se sorprende de nada. Todo es posible, casi nada es tolerable y lo que ocurre “nos mina la moral”.

Corren malos tiempos para la lírica y la literatura .

About these ads

0 Responses to “Me minas la moral”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.532 seguidores

%d personas les gusta esto: