el club de los poetas muertos

imageCada día tiene su afán, pero para algunos de los que ocupan todas las mañanas las portadas de los periódicos, el tiempo que pasa entre un disgusto y otro a veces no es superior a dos horas.
No le arriendo las ganancias a quienes se han enriquecido ilegítimamente, porque no es envidiable su situación ahora que los jueces han decidido que por fin no hay chorizos de primera y de segunda y están yendo a por casi todos. Unos ya están en la cárcel y otros de vacaciones en las playas, pero con un nudo a la altura del escroto por miedo a que ya les toque pasar por el trámite de la foto sin corbata, de frente y de perfil.
Yo después de darle muchas vueltas para intentar comprender lo que nos sucede he llegado a la conclusión de que hace tiempo que se nos murieron los poetas, y cuando los hombres y mujeres que saben poner belleza a las palabras que expresan sentimientos ven que no tienen lectores, empiezan a guardar silencio o, como mucho, hablan quedamente entre ellos y los demas no nos enteramos de sus versos.
El dramaturgo Vaclav Havel, autor entre otros de “El poder de los sin poder”, presidió su país en la etapa más difícil de la división en dos de Checoslovaquia, y Ernesto Cardenal, sacerdote, teólogo , traductor, escultor, político y sobre todo poeta, le dió al sandinismo una pátina de cultura y humanidad. Sin embargo el paso de los poetas por el poder es efimero. No duran mucho los hombres cultos en los gobiernos.
Los economistas , los ingenieros , los médicos y los grandes gestores de empresas, sin olvidarnos de los buenos políticos – que los hay – son menos importantes que los poetas, porque un pueblo sin ellos es un pueblo sin alma.
Durante siglos los pueblos que triunfaron e hicieron historia respetaron a sus escritores, filósofos y artistas, e incluso sus líderes y dirigentes fueron hombres sabios y protectores de la cultura, pero esa época no ha regresado y mientras esté ausente de nuestra vida como sociedad no seremos capaces de resolver nuestros problemas.
Los que nos gobiernan sólo saben de números pero ignoran el valor de las cosas porque las confunden con los euros que cuesta conseguirlas. En sus cabezas no hay lugar para las cosas pequeñas que son las que nos hacen felices a los humanos y por eso andan errados.

Anuncios

2 comentarios en “el club de los poetas muertos

  1. Pidiendo disculpas de antemano por si queda alguien que salvar, me he permitido añadir una “H” al termino final de errados (equivocados) por HERRADOS es decir, cuadrúpedos (Asnos, pollinos, burros) que es el apelativo, que hoy en día más les cuadra o pega…a los que nos Gobiernan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s