la pasta nostra

la foto
Estoy leyendo el libro “La Pasta Nostra”, de la editorial Sekotia, escrito por Xavier Horcajo, uno de los periodistas que más ha investigado y publicado sobre la historia de la corrupción en Cataluña durante los 33 años de poder de Convergencia i Unió.
Lo más característico del relato que hace el autor, no es cuánto dinero han amañado los responsables políticos y algunos de sus familiares en beneficio propio o de su partido, sino cómo han conseguido hacer apaños políticos para librarse del castigo de la justicia, cuando se ha puesto en riesgo la impunidad de los corruptos.
Esto viene de lejos porque, en tiempos de Felipe González ,Jordi Pujol se envolvió en la señera cuando temió ser juzgado por el caso Banca Catalana y todo quedó en nada. No hay como ser lendakari de alguna región de España, para hacerse el ofendido y confundir la parte con el todo.
Hace unos días se me ocurrió hacer alusión a la mala suerte que tienen algunos españoles con sus gobernantes autonómicos y, sin pretendelo, conseguí ofender a unos cuantas ciudadanos de aquella región que hoy no cito para no volverla a liar, porque el que más y el que menos hoy en día pone parte de su honor en la balanza de los agravios territoriales.
Yo vengo diciendo hace mucho tiempo que me encanta no tener patria chica, porque nací en otro país, por el que no siento ninguna debilidad y vivo en una ciudad en la que hay más extranjeros e inmigrantes que naturales del lugar, con lo que no tengo que gastarme dinero en psiquiatras que me ayuden a descubrir mi identidad.
Cuento todo esto a propósito de que no son sólo los catalanes los que tienen la desgracia que creerse descendientes de la pata del caballo de Cid Campeador, porque hay demasiada gente que necesita reinventarse la historia y resucitar a algún antepasado ignoto para convertirlo en lider de un movimiento de liberación nacional que nunca existió.
Sigo sin entender por qué nuestros chorizos nos parecen menos golfos que los chorizos de la autonomía limítrofe, pero es así , y en Cataluña esa tolerancia se practica mucho más que en otros lugares, como lo refleja Horcajo, en su libro.

Anuncios

Un comentario en “la pasta nostra

  1. Diego, supongo que las reflexiones que haces en forma de preguntas abiertas son retóricas.
    Tú sabes bien que cuando hay corruptelas, no son lo mismo las de los demás, que las nuestras.
    Si “fem pais” , tiene que venir implícita la corrupción. A qué si no las ganas de separarse de España; tribunales catalanes, empresas públicas de servicios, educación integrista y la expulsión de las fuerzas de Seguridad españolas.
    Llevan 20 años con esto, y ahora los que salen de las escuelas tienen el corán catalán metido en el cuerpo. Miedo me dan estos nuevos votantes, máxime los que no eran catalanes y allí han sufrido la inmersión más brutal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s