la historia interminable

image
En Valencia los políticos del PP están casi siempre de traca y a día de hoy parece que no han aprendido y siguen dando motivos para la desconfianza.
Francisco Camps hace mucho tiempo que perdió los papeles y sigue sin encontrarlos. A mí me cuesta entender cómo, el que tuvo que dimitir como Presidente de la Generalitat de Valencia por un quítame allá esos trajes, tiene el desparpajo de pasar olímpicamente del juez Castro que le ha convocado como testigo en el caso Nóos.
Ahora resulta que su teléfono no funciona, en su casa no saben donde está y no hay manera de encontrarlo para que el secretario judicial le pueda entregar las preguntas a las que debe responder por escrito ya que,acogiéndose al derecho que le asiste por el cargo que ostentó, ha decidido no personarse ante el juez.
Independientemente de la opinión que me merece el señor Camps, que llevó en las listas del PP en las últimas elecciones autonómicas a unos cuantos candidatos imputados por diversos supuestos delitos de corrupción, creo que su etapa al frente del gobierno está preñada de historias no ejemplares, que ahora trata de superar con dificultad su sucesor que ha heredado en su grupo parlamentario a unos diputados hechos a su imagen y semejanza.
Tan es así que 45 diputados del PP han firmado a título personal un escrito pidiendo el indulto para su compañero y ex alcalde de Torrevieja, Pedro Hernández Mateos condenado en firme a tres años de cárcel y ocho de inhabilitación por prevaricación y falsificación en documento público y que acostumbra a pasearse por su pueblo a bordo de un Rolls Royce. Esto de solidarizarse con los imputados no es nada nuevo en política porque la tradición es que cada partido defienda a sus corruptos, aunque ya es hora de que se enteren de que se ha acabado el tiempo de la tolerancia y la impunidad.

Anuncios

2 comentarios en “la historia interminable

  1. La corrupción es un mal tan enraizado que llega a formar parte del ADN de los que la practican es decir casi imposible de eliminar en cuanto a solidarizarse con un corrupto/os, no deja de ser una asignatura de pre aprendizaje para aquellos que todavía no han tenido ocasión o carguillo, que les permita corromperse es decir tomar el relevo hasta el punto de ser equiparable con el corporativismo imperante en todos los colectivos relacionados con las distintas administraciones órganos colegiados, políticos y sindicales en una palabra formar una piña para entre unos y otros espalada con espalda poder defenderse con ciertas garantías de salir impune de ahí, la certeza de sentirse totalmente impunes…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s