estos son así

image
En Cataluña conocen bien a los de Esquerra: son gente a los que les gusta la estética de las camisas pardas sin corbata, gritan más que hablan, les atrae la acción política circense, sus proclamas conllevan una cierta amenaza y su objetivo político va más allá de la independencia.
Su líder actual Oriol Junqueras hace unos días enseñó la patita al advertir que, si no se les permitía hacer la consulta soberanista, “podrían paralizar la economía catalana durante ocho días y así presionaban y fastidiaban la economía española y europea”. Lo de menos es la tontería que subyace en una afirmación así en la que da a entender que sólo perjudicarían a España y a Europa y no hundirían de paso a la propia Cataluña. Lo peor de todo es que esa sería su forma de hacer las cosas si estuviera en sus manos, porque ése es el estilo político que inspira a esa formación . Por eso creo que de todas las encuestas que se van conociendo la única realmente significativa es la que predice que Cataluña será gobernada por Esquerra Republicana.
El sorpasso ya se ha producido y en la actualidad ERC es la fuerza política con mayor intención de votos gracias a los errores de Artur Más, que ha ido hundiendo a su propio partido y alimentando las expectativas de sus actuales socios parlamentarios. Esquerra subiría de 21 a 39 escaños y CiU bajaría de 50 a 34.
El caso del actual Presidente de la Generalitat se estudiará en las facultades de política de todo el mundo como el paradigma de la torpeza, pero también como el de la irresponsabilidad de un visionario, con aspecto de director de sucursal bancaria, que llevó a su pueblo a un callejón sin salida.
Me consta que hay gente muy preocupada por el ascenso de Esquerra republicana, sobre todo en el sector empresarial catalán que se malician que podría presidir un tripartito o una coalición que dejaría en buen lugar a la que gobernó en tiempos de Maragall o Montilla.
Podría hablar del ascenso significativo de Ciudadanos en esas mismas encuestas, pero sólo servirían para ser la tercera fuerza política, sin capacidad suficiente para pararle los pies a quienes han enloquecido.

Anuncios

3 comentarios en “estos son así

  1. Los pronósticos demoscópicos a los que aludes casi nadie los cuestiona y tanto los analistas y estudiosos, como los políticos o los periodistas coinciden en que ERC será la primera fuerza politica si todo sigue igual y nadie altera el caldo de cultivo que les está permitiendo crecer exponencialmemnte. Frente a este hecho, verosimil e inevitable, sólo caben dos actitudes: cruzarse de brazos y esperar a que el tiempo confirme el nuevo escenario previsto, o remangarse y ponerse desde ya manos a la obra para impedirlo. Obviamente, es mucho más cómodo y facil, lo primero. Lo segundo, en cambio, requiere mucho más esfuerzo y sobre todo: altura de miras, compromiso, sentido del estado, responsabilidad política y ciudadana… y una gran dosis de patriotismo y sentido común. Para esta segunda opción -y salvo mejor crierio- los primeros en dar el paso al frente deben ser los propios catalanes. Y para que sin ambiguedades esta opción pasara a ser la opción legítima y mayoritaria, bastaria con que solidariamente nos sumaramos a ella el resto de españoles de buena voluntad con todo el poder instiutucional como bandera para evitar así la tan peligrosa y temida deriva secesionista. Más vale prevenir que curar -dice el adagio- y el momento más oportuno, cuando con tanta claridad aparen los son sintomas del indepentismo, es tomar las medidas profilácticas que se imponen antes de que sea demasiado tarde y se confirme el nuevo escenario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s