las rubias

La rubiaUna rubia siempre es peligrosa y hay ocasiones en las que se convierte en una bomba de relojería, porque incluso sin quererlo puede provocar efectos demoledores. Eso es algo que saben todas las mujeres y algunos hombres, y por eso resulta altamente improbable que su presencia cercana no suscite el interés del señor y el mosqueo de su señora.
No es lo mismo una rubia de bote que natural, eso se nota sin necesidad de que se desnude la dama en cuestión, y por eso causan una impresión más perturbadora las que vienen con el pelo claro sin necesidad de pasar por la peluquería.
Cuento estos detalles para mostrar mi comprensión con Barack Obama que ha sido víctima de los celos injustificados de su mujer Michelle porque en mitad del funeral por Mandela en Johannesburgo se estuvo timando con la primera ministra de Dinamarca Helle Thorning, como exigía el protocolo. Y la prueba es que El Presidente Norteamericano hizo otras cosas que no le apetecía haber hecho, como fue estrechar la mano de Raul Castro, atendiendo las normas de cortesía a las que todo líder mundial está obligado.
Creo además que los consortes de los responsables políticos deben saber estar en su sitio, pero la mujer de Obama, después del numerito y las malas caras, se sentó entre su marido y la rubia danesa para evitar que siguieran con sus risas cómplices, con lo que la negra de la Casa Blanca cometió un segundo error transmitido a millones de personas del todo el mundo. Si hubiera esperado a llegar a Washington montarle el numerito todo habría quedado en un asunto interno entre una pareja algo intolerante, pero el comportamiento de Michelle Obama fue poco profesional.
Esto de los celos es, según dicen los psicólogos, un signo de debilidad e inseguridad por parte de quien los padece y una faena para el que los provoca sin querer.
Si la primera ministra danesa hubiese tenido una figura menos agraciada y un pelo de otro color no habría pasado esto, aunque tal vez también es probable que Barack Obama no hubiera tonteado con ella.

Anuncios

5 comentarios en “las rubias

    • Sí. Parecia que en vez de estar en un funeral todos habian ido a pasarselo bien, y lo del intérprete no creo que fuese un brote de esquizofrenia sino un exceso de lo que se había metido en el cuerpo.

      • Mandela’s party, amigo mío. Ahora bien, el que tiene una entrevista “en profundidad” es el “pocas luces” que ficho al intérprete. ( Debe de estar escondido bajo una piedra )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s