el rey del mambo

image No acostumbro a valorar a las personas por la sensación estomacal que me provocan – aunque reconozco que en algunas ocasiones lo he hecho con algunos políticos y con no pocos colegas de profesión – pero hoy voy a reconocerlo desde el primer momento: nunca me fié de Alberto Ruiz Gallardón. Su sola presencia, su tono de voz, su risa forzada, el cuello de su camisa y su complejo de superioridad creyéndose que es “el rey del mambo”, me enervan.
Haberle elegido hoy como objeto de mis diatribas no tiene que ver con la ley del aborto que ha preparado, porque eso significaría simplificar los argumentos sobrados que existen para decir que no es una persona de fiar. Voy pasar por alto datos que por su naturaleza personal merecen el respeto de la confidencialidad pero que definen al personaje, y me voy a referir a su actitud pública ante la vida.
No creo que sea una persona coherente y sí un oportunista dotado de condiciones óptimas para jugar de lateral derecho o de lateral izquierdo en el partido de la política según le convenga o dependiendo de quién sea el capitán del equipo a quien siempre estará preparado para sustituir. Va de progre pero es un radical de derechas capaz de liderar una cruzada con la cruz o la media luna contra quien toque en cada momento. Si alguien le conoce bien es Esperanza Aguirre, una liberal sin pelos en la lengua que un día se refirió a él como “elhijoputa”, porque tenía razones contrastadas para saber que su compañero de partido jugaba con dos barajas al mismo tiempo , y jamás se fió del entonces Alcalde de Madrid.
Estos días se he envuelto entre sotanas pero cuando estaba al frente del consistorio autorizó que el Ayuntamiento dispensara gratuitamente la píldora del día después para menores, como ha recordado Cristina Cifuentes, que es otra que tampoco se fía del ministro de justicia.
Independientemente de que ha pasado de querer caerle bien a todos a conseguir el absoluto consenso de caerle mal a la mayoría, pienso que es un problema para Rajoy porque el Presidente se dedica a soltar generalidades sobre asuntos varios y su ministro mete la cuchara en los temas más sensibles junto al ministro del Interior, otro miembro del gobierno que es casi tan extremo como él.
Cuando algunos dicen que este gobierno sólo se preocupa de que cuadren los números y no hace política yerran porque para eso está Gallardón, y eso es un asunto de alto riesgo.

Anuncios

2 comentarios en “el rey del mambo

  1. Siéndo ministro de justicia, podemos comprobar cual es el morivo de que en España no exista.Lo de la píldora del día despues, es un atentado para las que somos madres y encima de todas las pifias que comete le pagan. La chulería que tiene le sale por todos los poros de su cuerpo, cínico eso es lo que eres, Cifuentes te puede dar lecciones de comportamiénto y bien hacer, distinto es si cuando le viene en gana cambia sus palabras, respecto a la Espe, que una mayoría va contra ella, no tiene pelos en la lengúa para decir lo que decir a quien corresponda lo que nadie se atreve ¡ si señor ¡ las cosas claras y el chocolate espeso ( por cierto que rico…) en fin cosa fina el gualtrapa de justicia, ¿ católico ? NO, de lo contrario el día despues no tendría píldora malaje, buenas noches.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s