frases célebres

churchill-2
Acostumbro a decirle a quienes entreno en técnicas de comunicación que para hablar en público y ganarse a quienes te escuchan hay que hacer tres cosas – además de prepararse bien la intervención , como es lógico – Primero conseguir que se sonrían cuando dices tus primeras palabras, porque de esa forma se distiende el ambiente y te escuchan con una mejor disposición. En segundo lugar relatar alguna anécdota personal referida al tema del que estás hablando, porque eso significa que no eres un teórico sino que has sido protagonista de la situación de la que se te supone un experto, y finalmente, citar a una fuerte de autoridad diciendo una frase que alguien famoso haya pronunciado en alguna ocasión, y aquí añado que si no recuerdan ninguna especialmente buena que se le inventen y se la atribuyan a Winston Churchill o a Groucho Marx.
Esto de las frases célebres es un chollo para quedar bien en cualquier situación, y aunque quienes abusan de ellas acaban pareciendo unos petulantes, si se hace de forma moderada y en ocasiones que exijan una sentencia de autoridad, no hay nada que temer.
En el fondo las frases célebres siempre fueron dichas en un contexto que las justificaba y por eso tienen su importancia porque no me imagino a Winston Chirchill, premio Nobel de literatura, escribiendo un glosario de ocurrencias, pero sí introduciendo en sus discursos durante la Segunda guerra mundial aquello de ” sangre, sudor y lágrimas”.
Precisamente el premier británico que militó en partido conservador para pasarse unos años después a las filas del partido liberal, tuvo también una frase que le sirvió para explicar lo saludable que es ser capaz de cambiar de opinión porque quienes no lo hacen jamás tienden a ser rehenes de la ideología y amputan la libertad de su inteligencia. . ” Un fanático – dijo- es alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema”.
El resto de los mortales, como mucho, en ocasiones somos algo ocurrentes, pero no trascendentes y eso nos sitúa en el lugar justo de quienes no pasaremos a la historia por haber hecho nada excepcional, aunque es posible que sí hayamos hecho muchas cosas divertidas.
Groucho, que es otra autoridad a la que citan con frecuencia, con razón o sin ella, quienes quieren quedar bien cuando se saben escuchados, dijo algo que no es malo que lo tengamos en cuenta todos, especialmente quienes viven y hablan para impresionar a los demás :
“Es mejor permanecer callado y parecer tonto, que hablar y despejar todas las dudas”.
Tal vez por eso descubrimos tan fácilmente el nivel intelectual de algunos de nuestros dirigentes .

Anuncios

2 comentarios en “frases célebres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s