otra forma de ser capaz

image
Desde hace años Telecinco tiene una campaña en marcha que se llama ” 12 meses 12 causas” con la que quiere definir su sentido de la solidaridad y su vocación de ejemplaridad , y cada mes del año apuesta por algo que considera digno de ser defendido.
La idea es buena y en ocasiones acierta, pero esta empresa tiene un problema y es que aunque le funciona muy bien el marketing le falla la convicción en algunas cosas que hace, porque por encima de sus gestos de cara a la galería está el principio que preside todas sus actuaciones que es el de TODO VALE CON TAL DE CONSEGUIR MÁS AUDIENCIA.
Les cuento el motivo de mi contenida indignación. En el año 2002 en el programa que dirigía y presentaba Javier Sardá su colaborador Javier Cárdenas entrevistó a un hombre llamado Pablo, discapacitado físico y psíquico en un 66 por ciento, y le sometió a una serie de preguntas que no le permitía responder en su totalidad porque le interrumpía para confundirle, con lo que consiguió la risa fácil de los zafios y la humillación pública de una persona que merecía el respeto y la protección de quienes no se la dieron.
Alguien interpuso una demanda de protección del honor y de la propios imagen de Pablo y los abogados de Telecinco pleitearon durante doce años para evitar indemnizarlo con 15.000 euros . Lo llamativo de este caso es que el Tribunal Supremo le dió la razón a la cadena televisiva basándose en que prevalecía el derecho a la información, argumento que ha echado por tierra el Tribunal Constitucional censurando que se utilizara ” la vulnerabilidad de un discapacitado psíquico con la clara y censurable intención de burlarse de sus condiciones físicas y psíquicas, atentando de esa manera no solo contra sus derechos al honor y a la propia imagen, sino incluso contra su dignidad”., y añade que “no solo carecía de valor informativo alguno sino que, además, fue realizada únicamente con propósito burlesco, para ridiculizar al entrevistado, poniendo de relieve sus signos evidentes de discapacidad física y psíquica”.
La discapacidad es otra forma de ser capaz, y supone el mérito de hacer un esfuerzo superior, de emplear una voluntad firme y tener una convicción personal indestructible de que uno puede superar las barreras que la propia vida le ha puesto en el camino. Por eso me parece tan indigno que haya gente que haga bromas sobre esta realidad que quienes así se comportan no me merecen el menor respeto personal. Y cuando los bromistas sin gracia son profesionales de la comunicación estoy persuadido de que merecen la sanción administrativa o penal que se les imponga por ley con el agravante de que han utilizado un medio de masas para humillar a una persona merecedora del máximo respeto .
Yo hace mucho tiempo que no me creo nada de las campañas solidarias que realizan algunas televisiones porque en el fondo lo que pretenden es lavarse la cara con acciones y gestos en los que la mayor parte de las veces no creen.

Anuncios

2 comentarios en “otra forma de ser capaz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s