hoy nieva

image Llevo días sin decir nada sobre la pelea que tienen algunos por patrimonializar a los muertos, víctimas de ETA, porque el tema es tan sensible que cualquier cosa que se comente puede acabar hiriendo a quienes son víctimas vivas y vivientes de una de las etapas más negras de la historia de España y eso es algo que no deseo en modo alguno. Sin embargo no puedo resistirme durante más tiempo a decir algo que me parece que es de justicia afirmar. Las víctimas del terrorismo etarra son víctimas de toda la sociedad española y no sólo de quienes las reivindican, en ocasiones con intencionalidad partidaria. Tal vez por eso nunca he querido entender la existencia de tantas organizaciones de víctimas que, en el fondo, tienen los mismos objetivos pero que en la forma prefieren diferenciarse unas de otras por razones que alguna vez he imaginado.
Pero como no me quiero meter en este jardín diré que no me parece justo que, a día de hoy, entre demócratas se sigan reprochando unos a otros quiénes son los que mantienen la verdadera llama en recuerdo de los que murieron asesinados por los etarras que continúan sin arrepentirse, y quienes son los que han traicionado esa memoria, porque no creo que exista una vara de medir ni el dolor, ni el afecto, ni la lealtad hacia quienes explotaron en un coche bomba, recibieron un tiro en la nuca o estuvieron secuestrados en un zulo.
Yo respeto la libertad de quienes deciden apostar por cualquier opción política y, como no puede ser de otra forma, por quienes expresan su opinión a favor o en contra de lo que hace el gobierno y lo que practica la oposición, pero personalmente no me agrada que en este terreno en el que debería existir un consenso entre demócratas , algunos se erijan en defensores de las esencias y culpen a los demás de traidores a la memoria de las víctimas del terrorismo. Negar que el PP y el PSOE, que son los partidos a los que a veces se les ha cuestionado, están a favor de las víctimas es simplemente falso.
Otra cosa – y esta sí que me repugna – es que fulanas como Pilar Rahola diga que las víctimas del terrorismo no pueden estar en las instituciones desde las que se legisla porque ” lo harían desde el rencor”. El problema de esta mujer es que el exceso de laca le comprime las neuronas.
Hoy nieva en el lugar desde donde escribo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s