trigo limpio

image Los jueces son los últimos en enterarse de las conductas golfas de algunos personajes públicos que van de tertulia en tertulia dando lecciones de honradez, porque lo que es un secreto a voces en algunos círculos bien informados, tarda años en llegar a la Audiencia Nacional, y por usar la manida frase que da título a una de las grandes novelas de García Márquez diré que todo lo que ocurrió desde hace tiempo y ahora borbotea para sorpresa de algunos era una crónica anunciada. El día que se junten unos cuantos y se emborrachen irán cantando por la calle el famoso himno “Suiza, patria querida”, porque es allí donde tienen depositado su corazón y nuestro dinero.
Decía y digo que los jueces son los últimos en enterarse de algunos asuntos turbios, porque de Francisco Granados y de algún otro compañero suyo que cualquier día está en los papeles con pruebas irrefutables de su afición al enriquecimiento fácil, hace tiempo que fue calificado por quién le conocía muy bien como alguien que no era trigo limpio, y ese día yo estaba en aquella conversación. A veces pienso que entre los millonarios en euros de unos y otros partidos, no se pisan la manguera porque comparten el juramento de omertá que une a los rivales políticos que comparten intereses económicos. En este país nadie se escandaliza de lo fácil que les resulta a algunos ser inmensamente ricos después de haber servido lealmente al sufrido pueblo español.
El caso de Francisco Granados me parece paradigmático de un comportamiento que ha hecho escuela. Se le descubre una cuenta en Suiza de un millón y medio de euros y antes de dimitir, se pasea por un par de medios de comunicación para decir que “se siente ofendido por las cosas que le están diciendo, que para apretar un botón en la asamblea de Madrid y en el Senado a 6.000 euros al mes no le compensa soportar más críticas, y como toda auto exculpación declara que el dinero de Suiza lo ganó antes de entrar en política, y que supone que la cuenta en el país helvético está cerrada aunque no lo sabe a ciencia cierta”.
Deduzco que ahora que se va de la política activa no tendrá inconveniente en seguir trabajando con su banco del país helvético.
No sé si regresará o no a la política cuando pase el chaparrón, o si su despiste fiscal tendrá algún reproche judicial pero lo que no está teniendo es ningún reproche moral desde su partido, y no me sorprende porque en otras filas hay unos cuantos millonarios que siguen dando lecciones de cómo se deben hacer las cosas, sin que nadie les pregunta aquello de ¿de dónde sacan pa tanto como destacan”
El día que salga todo lo que tiene que salir, que saldrá, muchos dejarán sus escaños o cargos públicos y emigrarán a Suiza.

Anuncios

2 comentarios en “trigo limpio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s