cien caras

image Vivimos en la España de las cien caras, porque si echamos cuenta no hay más de un centenar de personajes o personajillos que imparten doctrina cada día al resto de los cuarenta millones de ciudadanos que vivimos en esta país. El problema no es el número de cantamañanas que nos dicen que es lo que debemos hacer o evitar y encima nos echan la bronca a través de los medios de comunicación. Lo más lamentable de todo es que siempre son los mismos porque se repiten las caras y los mensajes, ya que carecen de argumentos porque son los hombres o mujeres consigna.
Cuando yo me dedicaba a esto de dirigir un medio de comunicación en lo que más insistia era en decirle a los que ponía la voz y la cara para contar o analizar lo que sucedía en España era que no fuesen previsibles, porque cuando alguien antes de abrir la boca ya sabe todo el mundo lo que va a decir, se ha convertido en un payaso aburrido sin credibilidad.
En nuestro país suceden a ritmo de vértigo muchas cosas y para saber qué es lo que pasa siempre son los mismos contertulios, los mismos portavoces y los mismos políticos de carril los que hablan de la crisis de Ucrania, de la muerte de Suárez, del problema de la inmigración en Europa, de la reforma de la constitución o de la violencia callejera, y además lo hacen desde una perspectiva inflexible porque sus mentes están comprometidas indefectiblemente contra algo más que con alguien.
Reconozco que aunque escribo de estas cosas me aburren soberanamente los Pablos Iglesias, los Cayos Lara, las Elenas Valenciano, los González Pons y los Florianos,los Artur Más y sus mariachis, los Eduardos Inda y Maruendas y el resto de todólogos que ya no engañan a nadie aunque vivan de lujo intentándolo.
España tiene a mucha más gente mejor preparada y con una mayor independencia intelectual, pero callan o sólo hablan con sus amigos y conocidos, porque entrar en el circo mediático a veces contamina y descalifica.

Anuncios

4 comentarios en “cien caras

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Nada que objetar sobre lo que dices, pero una cosas son los hechos, lo que tu cuentas y otra muy distinta analizar el fenómeno de “los todólogos” en esta nuestra querida España. Conozco, incluso personalmente, a muchos de ellos. Sé también cómo han llegado a ciertos púlpitos, el papel que interpretan… y, en algunos casos, las fuentes en las que beben y hasta lo que cobran o quién les paga. Esas “cien caras” de las que hablas no todas son iguales, aunque a primera vista se parezcan bastante. Y desde aquí te sugiero que le dediques un poco más de tiempo a analizar el papel de los tertulianos en la “conformación” de la opinión pública española. Hay material para una tesis, para un buen libro y en el formato que más te guste: la novela o el enseyo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s