pon las tuyas a remojar

imageEstos días estoy en un lugar en el que la gente no tiene prisa, el viento sopla despacio, el sol acude todos los días a su cita y casi nunca se escucha una voz más alta que otra. Aunque hay gente joven en el sitio al que me refiero, lo normal es encontrar a personas mayores que disfrutan de lo poco que tienen y lo mucho que se recrean en lo que alcanzan a tocar con sus manos o ver con los ojos o a escuchar con sus oídos.
La primera vez que alguien al referirse a mí dijo: “¡abuelo!” me cabreé porque entendí que con ese epíteto me estaban llamando viejo, pero ahora me encanta tener nietos – porque vendrán más de mis dos hijos – y aunque soy un poco picajoso y me miro al espejo con bastante frecuencia me encanta ser lo que soy. Cada vez presumo de menos cosas porque con los años casi nada me parece importante, y no envidio ni a los que quieren triunfar todos los días ni a los que creen que ya no pueden conseguir nada porque lo tienen todo. Me conformo con conocerme a mí mismo y esperar de los demás mucho menos de lo que alguna vez me hayan prometido.
Hace unos días dije en mi blog que yo sólo había hecho dos cosas en la vida: escribir y jugar al golf, y no mentía del todo porque con la literatura vivo y recuerdo mis vidas, y con el golf me esfuerzo por ser mejor y acabo reconociéndome cada día más humilde o al menos más realista.
De vez en cuando me pregunto por qué hay tanta gente que disfruta acumulando cosas, aunque sean robadas, si no se las va a poder llevar a la tumba, y llego a la conclusión de que los trincones son unos insatisfechos mal educados, insolidarios y mal follados, que sólo tienen tiempo para trabajarse su propia desgracia porque al final acaban ante el juez por haber recogido dinero en cajas de zapatos o, como Bárcenas, que sigue sin entender por quė está en la cárcel , cuando si hubiera sido menos ambicioso hoy sería un corrupto que pasa inadvertido.
¿ Será verdad que sólo roban los que tienen dinero ajeno al alcance de su mano? Lo digo porque no se libra nadie ya sea rico, o pobre, de derechas o de izquierdas, sindicalista o empresario, de sangre roja o azul, aunque algunos miserables los defiendan si son de los suyos.
Yo sólo aspiro a publicar mis dos últimas novelas y no desespero porque está a punto de morirse mi admirado Gabo al que tardaron en reconocerle que era un genio y varias editoriales rechazaron lo que escribía. Líbreme Dios de compararme ni de lejos con él, pero me reconforta saber que cuando conoció que tenía un cáncer linfático decidió que el tiempo que le restará de vida iba a dedicarlo a escribir, y así lo hizo.
Yo que soy muy refranero he recordado aquel que reza ” Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar “, y como hace muchos años que me las había cortado me las he vuelto a dejar crecer.
Algo es algo.

Anuncios

6 comentarios en “pon las tuyas a remojar

  1. JJAJAJJA, DIEGO !!! sí, sí.. ponlas a remojar… jajaaja. Disfruta y haznos disfrutar 🙂 . Y eso de la humildad en el golf… mmmmm, no sé yo, eh !! … que te consideras muy bueno… (tal vez sólo sea sinceridad.. 🙂 )

  2. Hablando de barba la mía es muy rebelde y aunque ahora es casi blanca muy costosa de podar hasta el punto de que si no tienes “cuidadin”, te puedes dejar la piel en el empeño por eso, solo me afeito dos veces a la semana. Pero miren por donde, la barba crecida, a mi me da buena suerte porque cada vez que he iniciado un proyecto que como buen Aries los llevo “pa lante” contra viento y marea me la dejo crecer y aunque no se lo crean, me funciona por eso los que me conocen cuando ven que no me efeitado en días o semanas barruntan que en algo gordo estoy metido hasta las trancas y que una vez conseguido el fin, me rasuro con mucha tranquilidad y doy gracias a mi compañera de empecinamiento mi barba y hasta la próxima…

  3. De joven tenia barba,de echo me casé con barba,ahora me afeito cada dos o tres dias,porque me pica el gaznate,que si lo soportara me dejaria la barba todos los dias,seria como el famoso refran,el hombre y el Oso,cuanto mas feo,peor para el,en relacion a Barcenas,quiero decir que le cegó las componendas de Pedro J,le rio la gracia y entre todos la tenian y el solo se murió.
    Lo de jugar la Golf,no es un deporte que me atraiga mucho,prefiero el Sillon Ball.
    Saludos y feliz semana .

  4. Realista, sensible y encantador. A mí también hubo alguna vez que me llamaron abuelo. La diferencia está en que ni tengo hijos ni por supuesto nietos. Desde hace años vivo en un remanso como el que describe en este artículo, en donde no existe la ambición. Como siempre, buen artículo. Me gustaría poder difundirlo pero no sé cómo.

    • Manuel , me alegra que te guste lo que escribo . Me dices que te gustaría difundirlo pero no sabes cómo. Si estás en Facebook dale a compartir y en cualquier caso, recomiendaselo a tus amigos.
      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s