feministas profesionales

Boko-Haram
Seguro que usted ha oído hablar de las niñas nigerianas secuestradas por el grupo integrista y terrorista Boko Haram cuyo cabecilla ha amenazado con venderlas por unos euros al mejor postor, como represalia por haber estado escolarizadas.
También estoy persuadido de que ha leído en la prensa o visto en la televisión que existe un movimiento internacional en el que han participado desde el Presidente de los Estados Unidos, al Papa Francisco, pasando por mujeres famosas, actores, políticos, representantes de Naciones Unidas y Presidentes de países africanos, que exigen al cafre que comanda el grupo de secuestradores que las liberen.
¿ Saben quienes no se han enterado aún de este drama o si lo conocen prefieren defender otras causas más cercanas porque las chicas nigerianas no están en la lista de sus prioridades? Las feministas profesionales de España, que estos días andan ofendidas porque el metepatas de Arias Cañete dijo que él era más inteligente que Elena Valenciano. Por lo visto ésa es la causa por la que deben luchar y protestar, pero organizar manifestaciones y salir a las calles exigiendo la liberación de esas niñas no entra en sus prioridades porque para ellas tiene un menor rédito político .
Yo siempre he distinguido por una parte a las mujeres que defienden sus derechos y combaten la injusticia de la discriminación que sufren respecto al hombre en una sociedad con atavismos machistas, y también a los hombres que compartimos esa forma de entender la igualdad de derechos y deberes independientemente del sexo de las personas , y por otra a las feministas profesionales .
Le pido prestada la idea y el título de este artículo a Jesús González Camargo, un amigo virtual de Facebook que ayer hacia un comentario sobre ese silencio sorprendente que me condujo a reafirmarme en mi antigua tesis de que hay quienes no defienden a la mujer sino a algunas mujeres, porque distinguen entre las de su cuerda de las que no lo son.
Cuando la ofendida es una militante de un partido de derechas ( la portavoz del PP del Ayuntaniento de Parla fue llamada “cabaretera” por Tomás Gómez y sus compañeras socialistas no protestaron por esa demasía ) el ofensor no es un machista pero si es al revés sí. Y en el caso de Eguiguren, condenado en sentencia firme por violencia de género contra su ex mujer, no se conocen condenas de sus compañeras de partido ni de organizaciones feministas . La utilización política de estos comportamientos hace que unos sean condenables y otros no cuando TODOS son inaceptables.
En todas las sociedades y especialmente en algunos países en los que no se respetan las libertades hay muchas mujeres que deben ser defendidas, por cuyos derechos hay que luchar y hay que denunciar los abusos que sobre ellas se cometen. Generalmente son las más débiles, las que tienen menos oportunidades, y las que resultan invisibles ante los poderosos.
La defensa de las mujeres que sufren abusos u ofensas no es cosa sólo de mujeres, es cosa de toda la sociedad y de cualquier persona digna que no tolere esas discriminaciones y abusos.

Anuncios

Un comentario en “feministas profesionales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s