no es un país para pobres

imageLa película “No es un país para viejos” ganadora de cuatro Oscar y dirigida por los hermanos Coen , si se hubiese inspirado en España debería haberse titulado “…ni tampoco para pobres”, porque aquí cada día tienen menos que hacer los mayores de edad y los no adinerados.

Los que tienen más de 50 años y se quedan en el paro, están con un futuro sin horizonte porque nadie les quiere contratar. Ahora solo son valorados los nativos tecnológicos, que son chavales casi con acné juvenil que manejan las nuevas tecnologías de manera que producen muchos beneficios con bajo coste y escasísima mano de obra, pero de esa historia ya me ocuparé otro día.

Hoy quiero hablar de las nulas posibilidades que tienen los pobres de corromperse en un país en el que el tráfico de influencias, y el fraude a la Hacienda pública está reservado a golfos de coches de alta gama y cuello blanco en los que un día el legislador pensó para no tratarlos demasiado mal cuando fuesen pillados trincando.

¿Algunos de ustedes ha defraudado al fisco 120.000 euros en un año? Si lo ha hecho no se preocupe porque no es delito y si no lo ha hecho ya lo sabe para cuando se le presente la ocasión. Lo que sí es cierto es que defraudar a Hacienda en un año veinte millones de las antiguas pesetas es una pasada y una demasía que solo pueden hacer los corruptos de primera división.

Cuento todo esto porque Jesús Sepúlveda, ex alcalde de Pozuelo de la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, ex marido de la ministra Ana mato y ex amigo del jefe de la trama Gürtell, aunque recibió en seis años 546.457 euros en dinero, viajes regalos y fiestas, como estas cantidades no superaron ningún año los 120.000 euros que es la cantidad mínima para imputarle un delito de fraude fiscal, no tiene nada que temer.

Iñaki Urdangarín, a través de sus abogados, también está haciendo sumas y restas para ver si consigo demostrar que solo defraudó a hacienda 119.500 euros por año, con lo que tampoco habría delinquido en materia fiscal.

Como ven, la mayor parte de nosotros somos unos pringaos porque ni ganamos ese dinero ni podríamos defraudarlo, claro que si un día nos olvidamos de declarar 100 euros de una colaboración, acabaremos siendo lapidados en la plaza pública del correspondiente ministerio

Anuncios

Un comentario en “no es un país para pobres

  1. AÚN ASÍ, LA GENTE VA Y LES VOTA ¿SON COMPLICES AL DARLES EL VOTO? PARA MI SÍ ENTONCES, ¿DE QUE NOS QUEJAMOS?….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s