la hipocresía de los estados

imageSe me han quedado los ojos a cuadros cuando he leído que Reino Unido e Italia se van a sumar a países como Estonia, Austria, Eslovenia, Finlandia, Suecia y Noruega, al contabilizar el aporte que hacen la prostitución, el tráfico de drogas y el contrabando a sus respectivas economías. Los británicos ya lo tienen calculado y estiman la contabilización de esos ingresos ilegales le suponen de facto a su economía un incremento de 10.000 millones de libras (12.280 millones de euros. Los italianos tienen que hacer aun sus cuentas.

Es evidente que la Hacienda de estos países puede calcular ingresos no declarados y opacos, por estimación, pero no puede contabilizarlos como propios ni utilizarlos en servicio de la sociedad para pagar la sanidad, la educación, los servicios sociales o las obras públicas. Sin embargo sí pueden afirmar que ese dinero circula en su país y por lo tanto forma parte del Producto Interior Bruto.

La estadística es una cosa, la realidad es otra y entre ellas la moral no existe, porque estos cálculos de miles de millones de euros que circulan por las actividades ilegales que realizan ciudadanos de estos países suponen que los Estados son incapaces de reducir algunas actividades criminales que tantos beneficios opacos generan. Sin embargo sí exhiben como méritos propios para aumentar estadísticamente su PIB. Con este criterio países narcotraficantes y en los que las actividades ilícitas se desarrollan con mayor naturalidad que las legales estarían a la cabeza de las riquezas nacionales del mundo.

Lo que aún no han hecho ninguno de estos Estados ha sido calcular con rigor el ahorro estadístico que les supone desatender a los grupos de ciudadanos en exclusión social, porque si tuviesen la desvergüenza de contabilizarlo podrían tener datos más favorables aún.

La frase histórica de Clinton a Bush padre en un debate televisivo en la que le dijo “Es la economía, estúpido” se la han tomado en serio todos los gobernantes que solo trabajan para que salga la cuenta de resultados, aunque sea a costa de los más débiles.

Anuncios

Un comentario en “la hipocresía de los estados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s