un buen entierro

rubalcaba-y-chaco-n_270x250“Los españoles enterramos muy bien”.
La frase es de Alfredo Pérez Rubalcaba y la pronunció hace dos días en Barcelona junto a Duran i Lleida, al que le dijo: “llámame de vez en cuando”.
La situación personal, para el que no la conozca, es dramática porque cuando uno ha tenido poder y se ha acostumbrado a que le llamen, le pidan, la adulen y le teman, al dejar de tenerlo se convierte en un paria al que nadie toma en cuenta. Lo primero que deja de sonar es su teléfono, luego no le llegan invitaciones a actos a los que siempre asistía y finalmente es olvidado poco a poco, aunque antes de que suceda todo esto le escriben algunos panegíricos recordando lo bueno que era.
Si uno no se retira a tiempo lo echan los que quieren sustituirlo en el cargo o la poltrona, y eso es lo que le está ocurriendo a Rubalcaba que se ha resistido como gato panza arriba hasta que no ha tenido más remedio que anunciar su retirada, pero como los suyos no se fían han hecho todo lo posible por acelerarla.
Otros políticos sí ha sido capaces de retirarse a tiempo y ahora disfrutan de un retiro respetable y bien remunerado e incluso se atreven a dar consejos sobre cómo hay que resolver los problemas que ellos crearon, pero Alfredo, como escribí el otro día, no quería acabar su carrera política siendo el eterno número dos y ahora lamenta que nadie lamente su retirada.
Como es habitual en estos casos, los peores y más desagradecidos son los suyos, los de su cuerda y su partido, y eso lo estará empezando a notar al ver cómo algunos de los que le habían jurado lealtad eterna se están apresurando a resituarse en las cercanías de los nuevos candidatos a sucederle.
Los que sí le van a echar de menos son los políticos de la derecha porque piensan que Rubalcaba al menos tenía algo de sentido de Estado y de la responsabilidad institucional, y no saben qué ni quién va a salir para dirigir a un partido en caída libre.
Pero así es la vida, que diría Walter Concrite.
Si Rubalcaba lo hubiera sabido – y tenía razones sobradas para imaginarlo – no se habría embarcado en este lío y hoy la que se habría quemado en el intento seria Carmen Chacón a la que le ganó el congreso por unos escasos 22 votos.

Anuncios

Un comentario en “un buen entierro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s