cortesanos

Ana Romero001Los lectores del Mundo saben quién es Ana Romero y los de este oficio mucho más.
Es una periodista brillante, inteligente, andaluza con acento, batalladora, preparada, con experiencia y con un prestigio reconocido. Escribo hoy sobre ella porque se ha jugado su puesto de trabajo aunque conserva su dignidad.
Yo creo que los periodistas podemos ser noticias en tres ocasiones: cuando nos dan un premio, cuando nos secuestran o cuando nos morimos, que es el momento de los panegíricos hipócritas porque quienes los hacen no siempre piensan lo que escriben.
Sin embargo hoy hablo de Ana Romero porque una crónica suya ha sido censurada por el Director de su periódico, Casimiro García Abadillo, y ella lógicamente ha aceptado que la última palabra sobre los contenidos de lo que publica el Mundo la tiene el Director pero ha ejercido el doble derecho a no firmar su crónica y a decirle a su jefe que eso de censurar es muy feo y desacredita a quien lo hace.
La frase concreta, escrita por Ana Romero en su crónica sobre la abdicación del Rey y que el Director de El Mundo decidió eliminar era la siguiente: “….la irrupción pública de la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, introductora internacional de capital y amiga íntima del monarca”.

Si a estas alturas de la película alguien cree que le hace un servicio al rey abdicante borrando de su biografía extraoficial que ha tenido una amiga intima llamada Corinna, es que está inspirado más por su espíritu cortesano que por su oficio periodístico, pero hay más. Lo más absurdo de la censura es que es absolutamente inútil, porque las noticias jamás pueden encerrase en un cofre de hierro y tirarlo al mar.
Ana Romero puede haber perdido su puesto de trabajo por actuar con dignidad, pero así es este oficio.
No obstante quiero subrayar que el ejercicio del control y supervisión de los contenidos de las noticias y el tratamiento que se les da en los medios de comunicación es habitual, pero también en los periódicos que se llamaban independientes y acabaron llamándose globales, como el Diario El País, y ahora El Mundo. En todas partes cuecen habas, por más que algunos se empeñen en ir por la vida de puristas y defensores de la libertad de expresión, siempre y cuando no les perjudique en sus relaciones con el poder o en sus intereses.

Anuncios

2 comentarios en “cortesanos

  1. “Ni sirvas a quien sirvió ni pidas a quien pidió”…..creo que con esta cita de nuestro enriquecido refranero, está todo dicho…..toda vez, que el señor García Badillo, ha sido antes, “siervo que señor”…..siempre del poder establecido….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s