el truco del almendruco

Cristobal-Montoro-ministro- Los gobiernos siempre juegan con ventaja a la hora de exprimir a algunos ciudadanos a impuestos y exonerar sutilmente a otros de pagarlos. Primero porque tienen en su mano la posibilidad de promover leyes que se adecuen a lo que quieren hacer, en segundo lugar porque cuentan con la Agencia Tributaria y sus inspectores para controlar el cumplimiento de esas normas y finalmente porque cuando se trata de números, porcentajes , exenciones, penalizaciones, y demás cosas que acaban con esas dos sílabas saben cómo tocarnos algo que también rima con el final de esas palabras .
Sólo los muy avezados y expertos, que además de leerse la letra pequeña de las les leyes y disposiciones en materia fiscal son capaces de entender lo que significan, y por esa razón es muy fácil que el gobierno nos la meta doblada y nos convenza, en primera instancia , de que nos están bajando los impuestos, pero a la larga no es así o sólo beneficia a una minoría.
Las cuentas saldrían bien si de los 50 impuestos que en lo que va de legislatura ha subido el gobierno por valor de 42.000 millones de euros, se restase los que baja ahora y pudiésemos comprobar si aún nos deben algo de lo que nos rebajaron en sueldos o subieron en tasas. Pero eso es tarea para expertos. Lo que si parece cierto es que las cuentas les salen a ellos porque saben hacer prestigititación, o lo que en los pueblos se llama el truco del almendruco, y mientras rebajan por un lado, suprimen exenciones o ayudas por otro, y cuando dicen que presionan fiscalmente a los que más tienen, no se están refiriendo a las grandes fortunas o a las sociedades empresariales que tributan fuera de España, sino a esa clase media alta que gana un poco más.
Los ministros de Hacienda son como los escorpiones que llevan en su propia naturaleza picar con su aguijón a cualquiera que esté a su alcance. No pueden evitarlo, pero tampoco pueden abstraerse a la necesidad de considerar que hay ciudadanos pobres que protestan mucho y hay que reconducirlos al buen camino con menos ayudas.
Es de aurora boreal que se penalicen las indemnizaciones por despido, en un país en el que se va al paro con una cierta edad ya no encuentra trabajo. En cualquier caso lo más sorprendente es que la asociación de inspectores fiscales protesta porque no hay medidas de lucha contra el fraude fiscal a gran escala y han pedido a Montoro que sea delito fiscal defraudar 50.000 euros y no 120.000 como está establecido ahora.
El final siempre cuida a los poderosos.

Anuncios

2 comentarios en “el truco del almendruco

  1. Diego, recuerdo que en la época de Felipe González, cuando estaba estudiando ( no recuerdo si era BUP COU) que me explicaron que en aquel momento el Gobierno subvencionaba que las empresas contratarán a trabajadores de un colectivo determinado de personas, es decir, mujeres, o mayores de 45 años o similar.
    ello venia a cuento porque no solamente era una forma de ayudar a este colectivo, sino porque tenía estudiado el Partido Socialista que era un tipo de personas votantes del psoe; por ello aparte de bajar las cifras del paro de los colectivos y ‘demostrar’ que era una buena medida, les venía bien electoralmente, porque así se justificaban ante sus votantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s