la vida de los otros

image
Siempre me ha interesado la vida de los otros, no como a la Stasi y demás servicios de inteligencia que se meten a indagar qué es lo que maquinan los demás porque están convencidos de que no hay nada más peligroso que un hombre o una mujer capaz de pensar por sí mismo, sino porque detrás de cada persona hay una historia a veces apasionante y siempre digna de interés .
He citado a la Stasi porque el título de este artículo me lo ha sugerido la película alemana Das Leben der Anderen, un largometraje que transcurre en el Berlín Este durante los últimos años de existencia de la RDA y muestra el control ejercido por la policía secreta sobre los círculos intelectuales disidentes.
Esta pelicula fue galardonada con siete premios Deutscher Filmpreis (Premios del cine alemán) y más de cincuenta premios internacionales, entre los que destacan el Óscar a la mejor película de habla no inglesa en 2007, el BAFTA a la mejor película de habla no inglesa, el César a la mejor película extranjera o los Premios del Cine Europeo a la mejor película y al mejor actor.
Lo mío es mucho más pedestre. Yo observo a la gente con la que me cruzo y me imagino cuál es su historia personal. En ocasiones es un viejo sentado en un banco al sol el que me sugiere unas veces paz y otras una profunda tristeza. Le veo como alguien al que los demás consideraron importante unos años antes y ahora nadie le tiene en cuenta, pero a él le da lo mismo porque por fin ha recuperado tiempo para recordar lo que no quiere que se le olvide.
Otras veces es un inmigrante el que me inspira, y le imagino algo más feliz que cuando llegó a nuestro país en patera o saltando la valla de Melilla, pero preocupado porque en este sitio en el que ahora vive también se explota a veces a los más débiles. No siempre hago reflexiones tan trascendentes y hay días, como ayer, que veo a una señora embutida en una camiseta y unos pantalones por debajo de las rodillas pegados a su cuerpo haciendo jogging por una calle peatonal, y la cabeza se me va a imaginar cuál será el final de su trayecto. Debe ser que sospecho que no siempre el deporte es un ejercicio sino un pretexto para salir de tu casa – en ese caso ” su casa”- para encontrarte con el amante que te espera.
Los que más historias negras me sugieren son esas personas con cara de malotes, mirada aviesa y andar huidizo que van a perpetrar algún delito , aunque sea menor, porque transmiten la imagen de alguien que se siente observado y observa al mismo tiempo para poder iniciar la escapada salvadora si algo le falla en el último momento.
Todo el mundo tiene su historia y al final puede ser personaje de una novela. Yo soy de los que se documenta sobre el asfalto y en la mirada de los demás .

Anuncios

Un comentario en “la vida de los otros

  1. Por mi parte y siendo un ciudadano normalito, ¿Qué es mejor o peor? que te espíe la Stasi de turno, o la Agencia tributaria en cualquiera de los dos casos, saldría mal parado y eso que solo tengo una pensión mileurísta, después de cuarenta años cotizando ….. nosotros somos los peligrosos simplemente por preguntarnos ¿Por qué a los ricos ni se les investiga ni se les fríe a impuestos ? siendo estos el verdadero y real peligro….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s