sensaciones /macarras

image
Los que siempre contamos cosas que ocurrieron hace mucho tiempo, no es que tengamos más memoria que los demás, sólo tenemos más años, y un verano de entonces una joven madre francesa me preguntó escandalizada cómo era posible que mi hija Natalia llevase perforado el lóbulo de la oreja con un pequeño pendiente de oro. Le expliqué que era una tradición antigua muy femenina, y cuando me respondió – por supuesto en francés – que aquello era una costumbre bárbara, perdí momentáneamente la tradicional caballerosidad de los españoles ante las vecinas del norte, y sabiendo que desaprovechaba una oportunidad magnífica para intimar en otros asuntos muchos más bárbaros, le dije en su idioma : Je regrette vôtre simplicité.
¡ Quién le iba a decir a esa mujer que los aros, los piercings, y los tatuajes iban a ser poco tiempo después la seña de identidad de los nuevos bárbaros de final del siglo XX y principios del XXI!
Estos días casi me siento un extraño porque yo en mi cuerpo sólo luzco una antigua cicatriz de una operación inginal, que casi nunca exhibo, pero a diario me cruzo con hombres que evidentemente no son futbolistas pero que han cubierto parte de su cuerpo con variados tatuajes y no se olvidan de ponerse un zarcillo en la oreja, la nariz o la lengua. Lo que para algunos es un signo de modernidad para otros es la constatación de su escaso sentido estético porque convendrán conmigo que no le sientan igual los tatuajes a David Beckham que a un paisano bajito,regordete, y macarrilla , que además lleva un palillo en la boca.
Yo tengo la sensación de que en España no hay suficientes espejos o que sobran los malos compañeros y amigos, porque un buen consejo a tiempo evitaría espectáculos propios de una película de Santiago Segura.
De las mujeres que llevan un enorme lagarto a la altura del tobillo me ahorro los comentarios porque mi especialidad es meterme con los que viven del dinero público y no con la buena gente que hace bien en ponerse o en quitarse de su cuerpo lo que le venga en gana.
Hoy mi sensación es la de un ser que está out, porque nadie me mira ni siquiera para criticarme.

Anuncios

3 comentarios en “sensaciones /macarras

  1. Me iré con lo que llegue es decir con mi cuerpecito serrano que Dios y mis padres me dieron eso si, como un coche viejo bastante desgastado ……..

  2. Creo que todos lo que se tatuan el cuerpo son o han sido legionarios,bien de alistamiento o de memoria,porque si no no llego a enteder que prefieran unos cuantos manchurrones,la mayoria de mal gusto a llevar el pecho al descubierto lleno de pelo como cualquier legionario que se precie.

  3. los tatuajes son para gente sin dos dedos de frente con complejo de inferioridad que se creen que por marcarse el cuerpo como el ganado son más profundos, enigmáticos y han tenido una vida de pedigree. Ahora empiezo a ver a cincuentonas que se hicieron el tatuaje de alambre de espino en el brazo en su momento de moda y ahora cutre donde los haya, paseando a sus hijos. Encima emborronado y muy casposo por la formación de piel de naranja por la edad. Sin contar otros que se hicieron tatuajes y ya ni se depilan y da grima verlos. y otros con michelines cuyo tatuajes de costado de cuando el que se lo hizo era delgado y se ha plegado por culpa de la grasa y los kilos de más. Que triste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s