sensaciones/ cuando ruge la marabunta

image
La reportera deportiva belga Hilde Van Malderen, cuya foto aparece en este comentario, es una mujer guapa y aunque solo podemos ver su rostro intuyo que además debe ser muy atractiva, porque si no no se comprende que haya vuelto locos y lenguaraces a futbolistas , árbitros y periodistas que siguen en aquel país la liga de fútbol.
La expresión popular según la cual cuando uno habla sin pensar en las consecuencias se dice que ” se le ha calentado la boca” es absolutamente aplicable a estos profesionales del fútbol y de la información deportiva, a tenor de los mensajes que le enviaban por whatsaap a la tal Hilde, porque eran el producto de un calentón que antes se había generado en otra zona . Hoy la prensa reproduce el contenido de algunos de esos mensajes telefónicos de texto, de los que copio a continuación los más explícitos :
“Eres una calientapollas”. Un entrenador.
En el baño, los dos. ¿Te apuntas?”. Un jugador del Brujas.
¿Sabes que me gusta beber champán? Me gustaría echártelo por encima y lameterte entera”. Un antiguo jugador del Brujas.
“No busco una relación seria porque estoy casado. Pero visto que no tienes novio, podríamos ser follaamigos”. Un centrocampista del Zulte-Waregem
“No dejo de soñar contigo”. Un árbitro.
“Mira lo mucho que me gustas”. Un periodista, que le manda una foto de su miembro erecto por SMS.
“Pienso que eres una guarrilla”. Un periodista.
La reportera en vez de denunciar el acoso del que era objeto decidió escribir un libro con esos mensajes .
Hilde Van Malderen, por ahora no ha dado los nombres de sus acosadores pero ha conseguido a menos tenerlos acojonados porque intuyen que al final van a ser identifivados.
Yo creo que ha sido más inteligente escribir un libro con el material recibido que ponerse a discutir en público con ellos, porque el machismo imperante habría acabado por aliarse con los que les escribían esos mensajes.
Al final Hilde ha aprovechado en su propio beneficio una conducta inapropiada de los hombres del fútbol porque lo más tedioso del trabajo de escribir un libro es la labor de recopilación de datos que hay que realizar previamente para documentarlo. Es lo que lleva más tiempo, pero el esfuerzo recompensa los resultados porque los lectores agradecen que les ofrezcas anécdotas, citas, y sucedidos que le den mayor credibilidad al relato. Incluso cuando lo que estás escribiendo no es un ensayo sino una novela, es fundamental que los personajes de ficción estén construidos con elementos reales, copiados de recuerdos vividos o de conductas observadas.
Lo que me pregunto es cuántos libros comprometidos podrían escribir otras mujeres que reciben este tipo de mensajes.

Anuncios

Un comentario en “sensaciones/ cuando ruge la marabunta

  1. Vamos a imaginarnos, que el tal libro no se ha escrito pero de lo que estamos todos seguros, es que solo con imaginarlo, a que acojona……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s