gente capaz

la foto

Todos los días se aprende algo y hoy he aprendido mucho, porque he participado en una mesa redonda sobre ” Educación y discapacidad” celebrada durante Las IV Jornadas de Puertas Abiertas de la Asociación de Padres y Amigos de discapacitados de Cuenca (Aspadec) y allí he convivido durante varias horas con personas que tienen otras capacidades.

He compartido la mesa y el debate, además del Presidente de la Asociación, Jesús Fuente, con el escritor y director de la UNED de esta provincia, Miguel Romero, y con Isidro, un hombre de cincuenta y tantos años, con parálisis cerebral, que un día se empeñó en aprender a leer y a escribir, lo consiguió y desde entonces lee, y lee y lee y es feliz.

También he conocido a Frank, un chaval inteligente, hiperactivo que un día se propuso que tenía que ser más fuerte que su propia enfermedad, y he hablado con “El Tigre”, un hombre enamorado que sabe y proclama que los límites no se los va a poner ni la sociedad ni nadie porque sea esquizofrénico, y da gusto escucharle.

También he conocido a Belinda una joven ciega que compite en pruebas de trialón acompañada de su perro inseparable, o a otra mujer que se me acercó y me contó con orgullo que pintaba cuadros al óleo, o a un tímido y simpático hombre que me dijo en voz baja que él trabajaba en la granja escuela con pollos, gallinas, conejos y otros animales, o unas chicas que encuadernan libros u otros han aprobado oposiciones para trabajar como ordenanzas en la Junta de Castilla La Mancha.

Mi intervención fue la de alguien que responde a una invitación a participar, y aporté algunas sensaciones con la intención de colaborar, convencido de que la verdadera discapacidad está en quienes no ven que hay otras formas de ser capaz y sobre todos en quienes tienen miedo al que es diferente y se distancian de él.

Esas personas ignoran que hay discapacidades sobrevenidas, que cualquier día pueden sorprenderles a ellos mismos o a uno de sus familiares, y cuando empiecen a recorrer ese duro camino descubrirán que empiezan a ser considerados diferentes y reclamarán comprensión, ayuda y respeto.

Tal vez entonces se den cuenta de que hasta ese momento han formado parte de un núcleo de la sociedad que a veces es insensible, egoísta e insolidaria.

Anuncios

Un comentario en “gente capaz

  1. Buenas noches Diego, se puede decir que te echaba de menos, pero aquí estas como todos los días con tus laboriosos escritos que nunca me dejan indiferente, el tema de hoy es triste pero no por las personas indeficientes, si no de cómo son tratadas por los demás, sin darse cuenta que en cualquier momento les puede suceder a ellos.A mi me dan pena y a la vez los admiro, por qué dentro de su discapacidad, merece la pena hacerles caso como si nada fuese diferente, me viene a la memoria ese muchacho paraholímpico, al que una compañìa aerea le destrozó su silla de ruedas, y a la hora de la verdad no le pagaban ni la mitad de sus manos, sus pies como dice él, y el esfuerzo realizado para poder competir.No hay humanidad ni sentimientos es muy triste, pues sus esfuerzos son limitados y con una voluntad de hierro luchan por ser normales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s