la cara y el disfraz

Blesa

Yo siempre he pensado que la gente tiene cara de algo, y a veces me entretengo imaginando qué es lo que hay detrás de cada rostro. Es frecuente que alguien diga que uno tiene “cara de bueno”, “cara de malo”, “cara de amargado” “cara de personan feliz” o , con perdón, “caradehijodeputa” , que de todo circula por las calles, y no es complicado acertar en esas apreciaciones si nos creemos el dicho popular de que “la cara es el espejo del alma” aunque a veces no resulta fácil distinguir una cara y de un disfraz porque a veces las caretas están tan bien hechas que parecen reales.
Cuando alguien no te cae simpático sin una razón aparente es probable que lo que haya funcionado haya sido el sentido común de la intuición, y eso es algo que, a mi al menos me ha ocurrido con algunas de las personas que ahora se pasean por los juzgados y que nadie habría dicho de ellos hace solo unos años que serían carne de prisión. Durante los últimos 35 años un grupo de periodistas hemos comido con lo más granado del poder político, financiero, sindical, y religioso de este país, y se han sentado a nuestra mesa no pocos personajes que luego acabaron entre rejas pero que en aquel momento decían ser respetables, y a mí me dio en la nariz que muchos de ellos no eran nada de fiar porque se les notaba en el rostro que tenían “cara de trincones”.
Banqueros de éxito como Mario Conde, que parecía que nos estaba perdonando la vida cuando nos miraba, Jefes de la Guardia Civil, como Luis Roldán, que nos contaba los éxitos de la Benemérita mientras se rascaba los bajos, inspectores de Hacienda metidos a banqueros como Miguel Blesa que no podía evitar un cierto aire de superioridad, personajes como Manuel Prado y Colón de Carvajal que aunque le faltaba una mano dijo de él Carmen Rigalt que era “ el manco con la mano más larga de España”, o incluso Jordi Pujol, por no citar a unos cuantos más que tuvieron que vérselas con la justicia, compartieron con nosotros algún almuerzo y ninguno de ellos nos convenció de que fuesen de fiar.
Hoy leo que un capullín de 20 años, con cara de pijo, ha estado estafando y engañando a gente del Partido Popular hasta que alguien ha descubierto que era un impostor que simulaba ser quien no era. El tío apuntaba maneras y de no haber sido parado a tiempo podría haber acabado de jefe de negociado de las tarjetas black.

Anuncios

4 comentarios en “la cara y el disfraz

  1. Esperemos que haya justicia de una vez por todas,,aunque espero que a este juez no le cueste el cargo como le a pasado al antecesor que le a costado su carrera de juez por meterse con esta casta

  2. Lo de la cara es el espejo del alma, hoy en día ha quedado desfasado,no nos podemos fiar de nadie y menos de ningún político, tod@s han demostrado ser una pandilla de ladrones, por desgracia la mayoría no terminan en el calabozo ( fueron tiempos ) la justicia brilla por su ausencia, y tenemos que soportar esta lacra que nos aprieta el cinturón de tal forma, que casi no podemos respirar. Volviendo la vista atrás como nos engañó ( el engominado ) pero lo pagó, ahora todos andan a sus anchas y aquí no ha pasado nada, vamos de mal en peor, de alguna forma tenemos que acabar con esto, por ejemplo el nuevo secretario general del PSOE, siempre se está riendo ¿ de nosotros ? lo dejamos aquí…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s