los videos los carga el diablo

Terelu

Dicen que el ser humano es exhibicionista por naturaleza y es muy posible que sea cierto porque, por muy pudorosos que seamos, en el fondo nos gusta ser protagonistas de nuestra propia historia personal, que la gente se entere, y a ser posible, que nos reconozca los méritos que atesoramos. Tal vez por eso hay tanta gente a la que le sale la vena narcisista y se pasa el día acreditando ante los demás sus virtudes, especialmente físicas, porque las intelectuales no siempre suficientemente atractivas como para sacarlas a pasear.
En lo que algunos no han reparado es en que mucha notoriedad provoca la pasión de la envidia y multiplica el número de potenciales enemigos, porque en el fondo hay gente a la que le fastidia que otros sean mejores que ellos. Ahora bien cuando, cuando el exhibicionista que todos llevamos dentro decide convertir en arte grabado en video sus experiencias o experimentos sexuales corre el riesgo de que algún desalmado pretenda comercializar esas películas amateurs.
Eso es lo que le ha pasado a una presentadora de televisión, llamada Terelu Campos que anda estos días con la angustia a la altura de la glotis porque algún antiguo novio, que además de carecer de moral está escaso de dinero, pretende cobrar por usar o no usar ese material comprometido.
Es cierto que en los juegos sexuales entre parejas a veces surge la idea de grabarse en momentos íntimos para disfrute posterior de sus protagonistas, y quienes lo hacen olvidan que están jugando con fuego porque, en ese momento no saben que su amigo del cuerpo y del alma a veces es un cabrón emboscado capaz de todo. Desde que existen los teléfonos móviles con cámaras de foto y grabación de videos se han multiplicado el riesgo de ser víctima de un chantaje, y eso es algo que deben saber sobre todos los jóvenes para no tener que lamentarlo posteriormente.
Los personajes famosos son muy dados a prolongar más allá de las cuatro paredes de su casa, la proyección de sus momentos personales, y aunque con frecuencia dicen que quieren proteger su intimidad, acaban comerciando con ella sin darse cuenta de que cuando quieren decir basta en ocasiones es demasiado tarde.
Antes cuando uno en su pueblo quería darse una alegría se iba al pajar con una moza, y si alguien les pillaba corrían en bolas pero no había prueba gráfica de sus andanzas sexuales, pero desde que los teléfonos de nueva generación y las también nuevas tecnologías han llegado a nuestras vidas, hay que andarse con mucho cuidado y no con el bolo colgando.

Anuncios

Un comentario en “los videos los carga el diablo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s