¿Cuestión de negocios?

moratinos-castro-500

Se critica mucho y con razón la “puerta giratoria” de los políticos que salen del gobierno y entran sin solución de continuidad en el Consejo de Administración de alguna empresa privada, pero la gente se olvida de los políticos españoles que van por libre en sus negocios, venden los contactos privilegiados que consiguieron cuando gobernaban y se codean con lo peor que existe en esos mundos de Dios para traficar con influencias.

No voy a negar que no exista ninguna ley que impida, pero como poco está feo y además desacredita las proclamas de honestidad y patriotismo que hicieron cuando estaban en el gobierno.

Hoy me refiero a Miguel Angel Moratinos, ex ministro de Asuntos Exteriores en el gobierno de Zapatero, que lloró de impotencia e incredulidad cuando su jefe lo cesó en el cargo para sustituirlo por Trinidad Jiménez, pero que ahora ha vuelvo a hacer buenas migas con él.

Moratinos es amigo del dictador Obiang Enguema y viaja a Guinea Ecuatorial de vez en cuando junto con otros colegas de partido para hacer negocios allí sin ningún tipo de repugnancia. También es amigo del pequeño Nicolás que como todo el mundo sabe se dedica al tráfico de influencias, y ahora ha aparecido en Cuba con Raúl Castro, conocido demócrata de toda la vida, en un momento en el que se vislumbran nuevos negocios tras la anunciada etapa de desbloqueo comercial con los Estados Unidos.

A este viajecito le ha acompañado el ex Presidente Rodríguez Zapatero que es muy aficionado al enredo, sobre todo desde que está ocioso con un envidiable sueldo en el Consejo de Estado.

El ministerio de Asuntos Exteriores que dirige Margallo ha mostrado su indignación y sorpresa por este encuentro con el Presidente de Cuba, en una acción que podría parecer de política exterior pero que no le fue comunicado al gobierno.

Yo creo que Margallo no se entera. Ese viaje no lo han hecho para hablar de los presos políticos que están en las cárceles de Cuba, ni para pedirle al gobierno de Castro que pague las indemnizaciones que deben a los españoles a los que les incautaron sus propiedades cuando llegaron los Castro al poder. Este viaje huele a negocio, a “cosa privada”, como le dijeron al embajador español que les fue a recibir al aeropuerto José Martí.

Ya se sabe que la política sirve para hacer carrera, una vez que se ha dejado el cargo oficial.

Anuncios

2 comentarios en “¿Cuestión de negocios?

  1. Esto es uno más de los “modus vivendi” y a mi personalmente no me causa, ninguna extrañeza sobre todo y eso si que me repugna y asquea, es escuchar en el reciente debate del estado de la “corrupción” al Sr. Sánchez decir “Yo soy un político limpio” porque eso, no es cierto ya que en todos y cuando digo todos son todos y me refiero a los partidos políticos, ya sea por acción u omisión, todos sus miembros de ejecutivas o gobiernos, unos más que otros, están pringados, o son cómplices, por consentir y no denunciar las corruptelas y a los corruptos …..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s