el enemigo exterior

tsipras

Han cambiado las palabras pero el concepto de enemigo exterior sigue siendo el mismo que cuando gobernaba Franco.

“Don Claudio” – al que llamaba así un labriego gallego porque, según decía, no tenía suficiente confianza con él para llamarle “claudillo” – hablaba del complot judeomasónico y se hacía acompañar de miles de adeptos en la Plaza de Oriente de Madrid cada vez que las liberales potencias internacionales criticaban a su gobierno porque decidía fusilar a miembros del FRAP o de ETA. De los problemas de España, por entonces, siempre tenían la culpa las potencias extranjeras.

Ese viejo truco sigue vigente en los países no democráticos o gobernados por políticos débiles que necesitan desviar la atención de sus errores hacia actores exteriores en vez de afrontar responsablemente los cambios que necesitarían hacer para que las cosas fuesen a mejor.

El ejemplo más palmario está en Venezuela, donde el indocumentado Nicolás Maduro se pasa el día diciendo que potencias extranjeras se han sindicado para dar un golpe de Estado en su país y encarcela a los opositores a su régimen bajo el pretexto de que están compinchados con los Estados Unidos para derrocarle.

Mientras la inflación alcanza el 60 por ciento, el desabastecimiento es crónico y la violencia institucional no cesa, Nicolás Maduro, al más claro estilo macarra de barrio , se pasa el día amenazando con expropiar las empresas de los países que se atreven a criticarle y a pedir la libertad de los opositores encarcelados.

Cuba también ha vivido durante años del lamento del bloqueo comercial de los Estados Unidos. Castro pensaba que unía a su pueblo sometido frente al imperialismo yankee, y sin embargo sus ciudadanos en cuanto podían se escapaban para vivir en aquel país opresor, en el que sí había libertades.

En Rusia el gobierno de Putin, al que de vez en cuando se le muere algún opositor, también hacen nacionalismo patrio con el enemigo exterior que siempre fue Estados Unidos y ahora también la Unión Europea.

En las últimas horas el primer ministro griego Alexis Tsipras ha encontrado un argumento para que los que le votaron no le echen la culpa de no haber conseguido negociar en mejores condiciones con la Unión Europea. Para el gobierno de Syriza los enemigos exteriores son España y Portugal.

Lo dicho: como en tiempos de Franco, en los que los responsables de todos nuestros males eran los masones y los judíos, hoy los políticos de algunos países han encontrado agentes del mal a los que echarles la culpa de sus propias incompetencias.

En los países serios la culpa siempre la tiene el gobierno.

Anuncios

2 comentarios en “el enemigo exterior

  1. Yo tambien estoy cansado del bipardismo en España,,pero acaso tenemos opcion ? los de Podemos ya tenemos el claro ejemplo en Grecia,,,,y IU ,,,que queremos una Rusia o Venezuela ? tan mal lo hace el PP como el PSOE,,,pero a dia de hoy mas vale lo malo conocido que lo peor por conocer

  2. Como tenemos poco en España nos mandan recaditos de Grecia, ¡¡ serà posible¡¡ yo no se que le pasa a Podemos que por donde pasa crea obstáculos en vez de quitarlos. A mí es que me gustan los hombres aseados… y la verdad ellos dejan mucho que desear.Lo de Venezuela clama al cielo, dictadura como esa no es precisaménte muy apropiada para los habitantes de un país que no tiene ni los productos de consumo diario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s