Confidencias desde la oscuridad / no escucho el ruido

image

Dicen que los adictos a alguna sustancia tóxica, cuando no pueden consumirla, sienten el mono y sufren las consecuencias de esa abstinencia, y eso me tranquiliza porque yo como mucho soy aficionado a vivir en mi mundo que en ocasiones coincide con el de los demás, pero nunca echo de menos en exceso lo que me falta.

Todo es cuestión de acostumbrarse, y estar aislado durante unos días supone una cura de hiper realismo, que en el mundo en el que vivimos acosados por el cabreo de unos, la frustración de otros y la mala leche de los profetas que salpican bilis antes de preguntarte cómo estás, se agradece.

Ser diferente en estos momentos , aunque sea a la baja, no está mal, y eso ayuda a navegar por un mundo de gente normal en el que los gordos no tienen que pedir perdón, los que lloran o sonríen no deben avergonzarse, los que no odian a nadie no están bajo sospecha y los feos no son los últimos de la fila.

No pasa nada por dedicar varias horas a escribir unas reflexiones que hasta hace unos días eras capaz de ventilar en veinte minutos, porque el tiempo sirve para consumirlo incluso lentamente.

Lo que sí he notado es que cuando ves menos sientes más intensamente e incluso transformas en una oportunidad lo que hasta ahora era una rutina.

Ahí afuera estoy convencido de que siguen organizados en banderías los hoolingans de uno y otro lado, pero por suerte no me llegan sus ruidos y cuando me llegan cambio de tema de conservación porque prefiero que cada uno elija el aire tóxico que quiera respirar.

La verdad es que no sé si es bueno o malo cabrearse solo para adentro, pero estoy en ello y cuando lo descubra lo contaré.

Anuncios

Un comentario en “Confidencias desde la oscuridad / no escucho el ruido

  1. La verdad eres digno de admirar por tú necesidad de escirbir a pesar de todo, cosa que te agrademos infinitamente los que te apreciamos. Te diré una cosa, cabrearse por dentro es muy positvo por qué nadie se da cuenta , y con estos tiempos que corren es casi imposible no hacerlo, de vez encuando es necesario ” disimular ” delante de quien bien te conoce.Yo ando un poco así, por tonta y preocuparme de cosas que no me atañen directaménte cómo el cachondeo polìtico que estamos viviendo, parece un mercadillo grande donde se juntan a distintas horas, vendiendo ideas que no van a exponer, de pronto,el paro baja, 500.000 puestos de trabajo, bajaran el IVA, No habrá que pagar a hacienda y un sin fin de ” complementos ” que no nos quitan de ser más pobres o menos ricos, así que la fiesta continua.Espero que no llegues a coger el cabreillo y de ser así ¡¡por que tú lo vales ¡¡ . Un saludo Diego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s