confidencias desde la oscuridad/ existe la gente normal

image

Existe un proverbio que dice que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista, y eso es algo que a los ilusos les sirve de consuelo porque se quedan con la parte positiva del mensaje e ignoran la segunda.

Yo en cambio que soy un jodio realista que no le pone amortiguadores a la vida y ve las cosas sin hacerse concesiones engañosas, creo que de lo que se trata es de elegir la senda de lo posible e ir variando la ruta cada vez que se cierre un camino, en vez de empecinarme en hacer como el maño que iba por la vía del tren y al ver el convoy que venía de frente decía: “¡ chifla, chifla, que como no te apartes tú..!

Yo creo que no se trata de renunciar a nada sino a poner mas inteligencia que tozudez en el empeño de lo que se hace.

Estos días estoy descubriendo que además de nuestra rutina, que es algo que los bípedos supuestamente inteligentes hemos transformado en sagrado, existe un mundo de posibilidades por explorar dentro de las cosas normales que casi nunca hacemos, porque estamos ocupados en arreglar el mundo, siempre desde nuestra conveniencia.

No sé si en todas partes sucede algo parecido, pero en este país llamado España, todos tenemos al menos tres vocaciones frustradas que intentamos ejercer sin licencia federativa: somos árbitros del bien y del mal, poseemos la fórmula mágica que resolvería cualquier problema y nos encanta condenar a los que se equivocan. El fantasma del inquisidor Torquemada se ha multiplicado entre nosotros como las esponjas.

Me relaja reencontrarme con gente normal que no quiere salvar al mundo ni condenar a nadie a la hoguera . Gente que no va por la vida de militante de la única verdad ni siente sobre sus hombros la responsabilidad de perseguir a los pecadores. Gente que no da mítines ni se convierte en un coñazo insoportable cada vez que para expresar sus ideas, grita para hacerse oír y que nadie escuche a su interlocutor.

Me relaja saber de mis amigos olvidados a los que les debo una disculpa, y me hace añorar aquellos momentos en los que se podía hablar de todo sin tener que pelear a voz en grito para aparentar que se tenía razón.

He decidido que me aburren hasta el hastío los salvadores y sus vengadores, y me alegro de haberme reencontrado con gente normal.

Anuncios

2 comentarios en “confidencias desde la oscuridad/ existe la gente normal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s