obviedades necesarias

Rey, Rajoy, Mas

En los últimos meses Barcelona está siendo la capital de España porque es allí donde más actos institucionales se están organizando, el lugar de nuestro país que más veces visitan los Reyes y la capital en la que con más frecuencia están el Presidente Rajoy y otros miembros del gobierno de Estado.

En estos actos institucionales, por protocolo, siempre debe estar el Presidente de la Generalitat de Cataluña, que no se siente muy cómodo con esos visitantes, y mucho menos con sus discursos en los que subrayan la condición de ciudad española de Barcelona.

Es cierto que Mas siempre hace un regate verbal para decir que aquella tierra es suya y que los demás están de visita, pero los hechos, los personajes en escena y la visualización de lo que allí sucede no hacen sino reafirmar una realidad incuestionable desde un punto de vista histórico y político, que no empece para reconocer que el mundo nacionalista y separatista es allí una realidad, pero no más numerosa que la que representan los que se sienten catalanes y españoles.

Ha tardado el gobierno español en actuar con la inteligencia que requería esa anómala situación en la que el Estado parecía estar ausente de Cataluña, porque quien lo representa institucionalmente en aquella comunidad autónoma trabajaba y sigue trabajando por la independencia, pero ahora ha tomado la iniciativa perdida y con inusitada frecuencia Barcelona vuelve a ser un referente institucional de España.

Rajoy en su intervención en la Cumbre Euromediterranea ha dicho que “Barcelona es la capital española del mediterráneo” y ha añadido que “El Gobierno de España vuelve a situar a Barcelona en el epicentro de la política europea”, dos obviedades que en otras circunstancias tal no hubiera sido necesario explicitar, pero ahora es importante hacerlo, especialmente en foros internacionales.

Yo intuyo que para Artur Más no existe en estos momentos nada más indeseable que la presencia institucional en Cataluña del Rey o de los miembros del gobierno, porque al Presidente de la Generalitat la única visita que le interesa es la del enviado del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, cada vez que necesita que el Estado le siga dando dinero para cubrir sus necesidades de financiación, pero como dice alguien con quien me carteo “la vida es muy dura, y a veces hay para sobrevivir no hay más remedio que aguantar que nos saquen los colores”.

Me imagino que lo que más le irrita a Más y a los nacionalistas es lo mismo que satisface a los que no quieren dejar de ser catalanes y españoles. Vaya lo uno por lo otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s