dos tontos, muy tontos

Maduro-junto-a-Diosdado-Cabell_54425769285_51351706917_600_226

Si Hugo Chaves levantara la cabeza es posible que dijese con Ricardo de la Cierva áquello de “¡Qué error, qué inmenso error ” , porque entre todos los posibles candidatos a sucederle cuando muriese podría haber designado a un militar o político de su cuerda, que tuviese alguna altura intelectual, una cierta formación académica, y un mínimo sentido del ridículo, porque estas tres cualidades son muy adecuadas para representar con dignidad a un país.

Es cierto que el difunto “pajarito” era muy dado a las amenazas y brabuconadas, pero a veces tenía una ocurrencia e incluso se le recuerda alguna ocasión en que fue capaz de rectificar, pero su sustituto es una mala caricatura de su predecesor al que imita en lo peor de su comportamiento y supera en la zafiedad de sus más ridículas exhibiciones públicas.

Dicen que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen, pero yo no estoy de acuerdo porque ninguna sociedad debería ser gobernada por un dictador, un ladrón, un asesino o un estúpido, y sin embargo tenemos ejemplos históricos o contemporáneos en los que personajes indignos han llegado al poder democráticamente o por la fuerza y Nicolás Maduro es uno de ellos, en su categoría de tonto con balcones a la calle.

Este camionero venido a más ha insultado al Presidente del gobierno y al parlamento español porque ayer se aprobó una declaración pidiendo la liberación de los presos políticos y miembros de la oposición venezolana que tiene encarcelados en Caracas y el Número dos del régimen, Diosdado Cabello, ha acusado a Felipe González de haber dirigido grupos paramilitares para asesinar a personas que políticamente le contrariaban.

A mí esto de los insultos, aunque sean injustos, es algo que me deja frio porque recibirlos va en el sueldo de los politicos, pero lo que me da pena es que en Venezuela tengan a un payaso como máxima autoridad del país. La dignidad de los pueblos hay que preservarla por encima de la buena o mala fama de sus gobernantes, pero el país caribeño está entrando en el ranking del despropósito permanente por culpa de un personaje que es menos listo que los dobles que le sustituyen.

Siempre se dijo, y es cierto, que es preferible un malvado a un tonto con poder, porque los malos descansan pero los estupidos son inasequibles al desaliento y Nicolás Maduro se entrena todos los días para superarse.

Los venezolanos residentes en su país tienen racionado todo menos los programas de radio y televisión en los que el sucesor de Chávez exhibe su nivel intelectual, y tal vez les sirva de consuelo porque al menos así saben quién es el más tonto del pueblo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s