crítica de mi novela

foto libro 4

Mi amigo Antonio Regalado, ha publicado una crítica literaria de mi última novela, que ayer reproduje en redes sociales.

Como todo el mundo sabe, los mensajes son de quienes los reciben, y por eso hoy me permito entresacar algunos de sus párrafos que me han llenado de satisfación y agradecimiento.

Dice asi:

” El Club de las amantes impacientes” no es solo una novela erótica, -que lo es-, sino, además, un filme cargado de flash-back, de miedos, de inseguridades, de ternuras, de violencias, de soledades y de sexo.
Desde el minuto uno, el lector va viviendo los avatares de cada plano, de cada secuencia, de cada escena, de cada panorámica recorriendo el cuerpo (con escasa alma) de hembras de infarto. Adolfo va por el cuerpo de cada una como un explorador africano. Los efectos especiales viajan paralelos a la cámara ficticia que va describiendo las situaciones comprometidas. El lenguaje cinematográfico es bárbaro y escabroso como corresponde a la tensión que el autor crea en cada anochecer y en cada catre o coche. El deseo permanece en cada poro de la piel de los enamorados insaciables. Y ese deseo hay que sublimarlo. Pocas veces la palabra describe con tanta fuerza y precisión esas emociones desenfrenadas.
Hay que tener mucho valor para abordar un tema tan escabroso como el que describe el escritor Diego Armario, con conocimiento de causa y, mucho talento e imaginación para venderlo como si fuera “El pecado venial” -(traducido en España por “Me gusta mi cuñada”), película de la sensual Laura Antonelli (que en gloria haya) o la deseada Kim Bassinger en “9 semana y media”. Es sexo erotizado. Nada más y nada menos. Son personajes (un hombre y diez mujeres) que piden todo a la vida, que exprimen su existencia hasta la última gota y que terminan pagando un alto precio por ello: la soledad de sus destinos. El sexo, sin duda, es un problema, como vemos. Pero, sobre todo, cuando no lo hay.
Creo que Diego Armario ha despertado instintos dormidos en ambos hemisferios del ecuador de la cintura. Armario, el narrador de precisión clitoriana, ha abierto una brecha -políticamente incorrecta- en un género poco experimentado hasta ahora cuando no reprimido y prohibido. ¡Queda tanta piel por descubrir todavía!
Existirá un antes y un después en la literatura erótica de nuestro país tras la publicación de esta obra tórrida, sensual y perturbadora que debería tener continuación en su viceversa: una mujer agresiva conquistando a una docena de irreductibles machos alfa. “El Club…”, es una lectura idónea para estas noches de estío con tanto hastío. Una película a futuro de Bigas Luna. De momento, leerla en soporte papel, se goza como una ducha de agua fría para este verano tan caliente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s