La pastilla rosa

image

Se ha empezado a revolucionar el mundo femenino con la noticia de la comercializacion de la pastilla rosa, que es como se está llamando popularmente a la viagra femenina.

Con este descubrimiento imagino que estará muy contenta una amiga mía que, hace ya unos cuantos años, me dijo que los hombres teníamos mucha suerte porque ese producto ya existía para ayudar a los varones a superar la disfunción eréctil, pero las mujeres, como ella, que tenían inapetencia sexual, estaban desasistidas por la industria farmacéutica.

Les informo que yo propuse hace años que el jurado del Premio Príncipe de Asturias a la Concordia se le otorgase a los investigadores que descubrieron la Viagra y a los laboratorios Pfizer que la comercializaron y nadie me hizo ni puñetero caso, pero les garantizo que este producto ha servido para que cientos de miles o millones de hombres en todo el mundo se tirasen el pegote de que eran muy buenos en la cama y para que otras tantas mujeres no tuviesen que soportar el temido gatillazo de su amante impaciente.

La viagra femenina va a fastidiarles parte del negocio a los llamados asesores sexuales, algunos de los cuales siguen viviendo del cuento de teorizar sobre los traumas mal resueltos que impiden tener un sexo satisfactorio.

Cada vez que escribo sobre economía o psicología me encuentro con una respuesta displicente de los profesionales de estas materias que consideran que los aficionados deberíamos abatenernos de opinar sobre ellas, pero yo me empecino en creer que el sentido común también es una ciencia.

Añadiré algo más para ponérselo fácil a quienes se den por aludidos : creo que la sexología es una materia que se presta a que más de un predicador de soluciones , embauque a los hombres y mujeres que no disfrutan del sexo.

He leído un articulo publicado originariamente en la edición estadounidense de ‘The Huffington Post’ en el que una señora llamada Pamela Madsen Headshot, que se define a sí misma con el pomposo título profesional de ” Coach de sexualidad y relaciones para mujeres”, denigra de la pastilla rosa y dice frases tan bonitas , poéticas e inútiles como éstas:

” Tener orgasmos no es un deporte olímpico ni una competición. Más bien es la entrega de ti misma a una danza erótica, a la auténtica expresión de tu ser”.

o esta otra que me suena a más de lo mismo :

“¿Qué pasaría si te permitieras ser libre, si celebraras abiertamente el placer de una expresión sexual sin cadenas?”

, para finalizar diciendo displicentemente:

” Me pregunto si entonces necesitarías esas pastillas rosas”.

Pues sí, ” señora entrenadora de mujeres para que disfruten del sexo” porque la víagra femenina está pensada para las mujeres a las que no les basta la imaginación para tener orgasmos, de la misma forma que el ” gelocatil azul” como le llamaba un amigo al que no voy a citar porque él siempre negó que hubiese necesitado de esta ayuda química, es una ayuda inapreciable para que los machos ibéricos o de otros países no hagan el ridiculo en la cama .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s