Vargas Llosa se cabrea

image

A Mario Vargas Llosa nunca le gustó andar en coplas y siempre se las tuvo bien tiesas con quienes osaron implicarle, en falso o con razón , en historias que consideraba intimas y personales, aunque es sabido que no existe escritor, que se precie. que no convierta en todas sus novelas cierta realidad en supuesta ficción, aunquen ese es un derecho que solo a él le corresponde.

Por eso estos días anda el peruano eligiendo palabras como puñetazos para calificar la felonía que un aprendiz frustrado de caballero, llamado Joshua Cohen, ha escrito sobre él en el New York Times, sobre su romance con Isabel Presley y una supuesta comercialización de esa noticia .

El tal Cohen, que cuando pasen cuarenta años y tenga la edad del autor de ” Pantaleon y las visitadoras” , ya se habrá dado cuenta de que él jamás pudo pasar de crítico literario, no solo ha dado por cierto un twit falso atribuido al escritor, relativo a su relación con su nueva pareja, sino que ha adornado su crítica intentado desmerecer la categoría literaria del premio Nobel, porque…” ya está viejo”, y no parece justo decir que de su última obra ” Notes on the Death of Culture”, se desprende una cierta decrepitud literaria.

El tal Cohen, al que le pagan para que haga crítica literaria y no para que mariconee compitiendo con José Javier Vázquez sobre temas extra literarios, ha tenido su minuto de gloria aunque no creo que sea recordado por nada más en el futuro.

Todos los que se pasean por la plaza pública del relato escrito saben que tienen simpatizantes o detractores, y lo que deben hacer es no tomarse demasiado en serio a ninguno de ellos.

Los toreros bragados y con cicatrices, cuando no hacen una faena completa, reciben insultos, pitos y almohadillazos de los aficionados del tendido del 8 de la Plaza de las Ventas, que, salvo excepciones, son unos tipos obesos, bien bebidos,y comidos, pertrechados de puros habanos, que jamás han corrido delante de una escuálida vaquilla, pero, como han pagado la entrada , se creen autorizados a llamar cobardes a los maestros que se juegan la vida en cada corrida.

Esto es algo que sucede en todos los órdenes de la vida en la que hay solo dos clases de personas : los que hacen cosas que merecen la pena y los que no lo soportan y les critican.

Eso de que el publico, como paga, siempre tiene la razón , es una de los mayores sofismas que sostienen los que jamás se vistieron de luces .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s