Regreso a la jungla

image

 

Aunque suene a una chorrada, no es lo mismo ir que regresar, y esa es la duda metafísica a la que me enfrento después de haber estado dos meses fuera de Madrid en un pueblecito en el que , al menos yo, solo oía el ladrar de los perros y el llanto de los niños.

Tengo que apresurarme a explicar que no he estado recluido en ningún monasterio tibetano, que es una experiencia a la que no renuncio para purificar mi cuerpo y mi alma, pero el lugar en cuestión y sobre todo el sitio estratégico en el que dejo caer mi cuerpo durante horas mientras que los demás se van a fundirse con el gentío, es un paraíso de doscientos metros cuadrados que me permite convertir mis sueños en palabras escritas.

Creo que, en el fondo, soy un solitario vocacional al que le gusta mezclarse a ratos con gente más sociable que yo, oír sus voces, escuchar sus risas, mirar sus gestos, admirar sus ocurrencias, desear ,a veces, sus cuerpos, compatir , si se tercia, algún rato de intimidad y luego regresar al reino de mis ensoñaciones.

Tengo un conocimiento, con el que me entiendo en inglés, que siempre dice que soy “a very strange people”, que en traducción libre significa “raro de cojones”, y sé que no es esa la sensación que transmito aunque, en el fondo, es más verdad que una tormenta en invierno.

Un psicólogo y sobre todo una psicóloga, que son las expertas que entienden mejor las manías de los hombres, diría de mí que soy ciclotímico, porque doy el pego y a veces resulto encantador hasta que me convierto en insoportable, y ése es el momento en el que regreso mentalmente al monasterio del Dalai Lama, y me someto a una cura de aislamiento .

Pero esto se está acabando y con el final de agosto comienza la uniformidad . Regreso ya al lugar en el que casi todo está reglado, las normas no son costumbres sino obligaciones, el ruido es paisaje ambiental y el postureo se convierte en norma social de conducta.

Haré lo posible por sobrevivir, y tal vez lo consiga, porque tengo trabajo pendiente de lo mío, que es seguir promocionando mi última novela ” El club de las amantes impacientes” , y hacer las correcciones de la próxima , aunque reconozco que va a ser la primera vez que voy a necesitar un periodo de adaptación para reconvertirme a la normalidad que enconserta a los mortales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s