La felicidad sí existe

Hombre y perro

El título que le he puesto a esta columna es provocador pero lo he hecho a propósito, para llevarle la contraria a Ernesto Beibe, que en su currículo dice que es “Mentor de Empresas a nivel internacional, consultor, y estratega” , y he de reconocer que, para ser argentino de Buenos Aires, ha sido bastante humilde al definirse a sí mismo.

Hoy he leído en La Vanguardia que, según este filósofo de la vida, la felicidad no existe, y como siga diciendo eso se va a quedar sin clientes, porque lo que la gente necesita es creer que, ese bien emocional que tanto persigue, está en algún lugar, y de lo que se trata es de encontrarlo.

Lograr ser feliz es algo que depende más de nosotros mismos que de los demás, porque nadie nos puede garantizar que nuestros amigos seguirán siéndolos, que si alguien tiene una amante impaciente no se cansará de él, que nuestra familia nos seguirá queriendo o, al menos, aguantando, y que tendremos los recursos económicos de un tiempo anterior en el que, aunque no fuésemos felices, nos lo creíamos.

Por eso viene a cuento en este relato, el chiste del pesimista y del optimista, porque de nada sirve empeñarse en entristecerse por todo y echarle la culpa de nuestras desgracias a los demás.

Pienso que la felicidad, o algo parecido, sí existe si nos empeñamos en disfrutarla cada vez pasa por nuestro lado, y también creo que los pesimistas sufren una patología que les impide disfrutar de nada, por pequeño que sea, que esté a su alcance.

El oxígeno emocional hay que respirarlo de vez en cuando porque, en caso contrario, no sólo nos amargamos nosotros mismos sino que le hacemos la vida imposible na los demás.

Y ahora que he rebatido la tesis del sabelotodo bonaerense, regreso a la tierra, pongo los pies en el suelo y reconozco que hay mucha gente a la que, objetivamente, le resulta muy difícil ser feliz, porque son demasiado graves los problemas emocionales, de salud y económicos que les oprimen, pero me apetecía escribir esto porque hay otros profesionales de luto mental que viven repartiendo tristezas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s