El fin del periodismo independiente

 

Periodistas0

 

La democracia de un hombre  o una mujer, un voto, es cosa del pasado, cuando el valor de la decisión estaba en cada una de las personas que iban a las urnas el día de las elecciones, pero desde que los medios de comunicación, especialmente las televisiones, dejaron de ser medios informativos para convertirse en plataformas al servicio de intereses y del poder, ese principio ya no se cumple y , si alguien lo duda, vayamos a los hechos.

Izquierda Unida tuvo en las anteriores elecciones 11 escaños  y UPyD 5, por no citar a los nacionalistas que también tuvieron una significativa representación en el Parlamento de Madrid.

Estas formaciones políticas han estado prácticamente desaparecidas, o relegadas a momentos de escasa audiencia, durante toda la precampaña electoral, mientras que formaciones sin representación parlamentaria como Ciudadanos y Podemos han sido primadas de forma artificial.

Algunos dirán que las encuestas les auguran  una presencia significativa en el nuevo parlamento nacional, y ése es un criterio a tener en cuenta pero no a costa de quienes ya tienen esa representación, porque estamos dando más valor a las encuestas que a la realidad actual.

En estos momentos Alberto Garzón y Rosa Díez  tienen una presencia y una legitimidad parlamentaria de la que carecen Pablo Iglesias y Albert Rivera, sin embargo gracias a los medios de comunicación están siendo ninguneados, y sus electores y simpatizantes ignorados.

A veces nos escandalizamos con razón  de lo que sucede, por ejemplo hoy, en Venezuela, pero nosotros como sociedad no estamos en condiciones de presumir  de cómo se comportan aquí los medios de comunicación, totalmente alineados sin ningún pudor , con unas u otras opciones políticas.

En España no se cumple con ningún principio de igualdad de oportunidades ni de respeto a las minorías y si alguien me dice que los medios privados pueden hacer lo que les dé la gana, no les negaré ese derecho, pero que nadie me pida que sienta  una pizca de respeto por quienes se llaman periodistas y son activistas políticos al servicio o en contra de unos u otros.

La televisiones hace tiempo que dejaron los principios de objetividad, pluralismo y servicio público en el trastero de sus desvergüenzas.

Es cierto el principio de que  “Sin periodismo no hay democracia”, pero también es verdad que sin un periodismo plural , honesto y no sectario, la democracia es de peor calidad.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s