Otegui no es Mandela

cubierta_La mirada sin Ira_41mm_150115.indd

Ayer estuve en la presentación del libro de Javier Ruperez, “La mirada sin ira”, que son unas memorias tanto de su vida política como diplomática  y personal, que ha editado Almuzara.

Mi relación con Javier es muy antigua y creo que se afianzó más después de su secuestro por ETA, porque mientras que él estaba en cautiverio yo, junto con otros dos periodistas vascos – Kepa Bordegaray y García Mateache –tuvimos una filtración sobre cuándo iba a ser liberado.

Rupérez un tiempo después público un libro titulado “Secuestrado por ETA”, y cuando lo estaba escribiendo, me pidió que le contara lo que yo había conocido de su proceso de liberación cuando él estaba privado de libertad.

Cuento esto porque he empezado a leer esas memorias, escritas con un estilo literario ágil, preciso, culto y atrayente, en las que dedica más tiempo a lo más importante que ha hecho en su vida como diplomático, como político y como ser humano, y apenas se detiene unas líneas a hablar de su secuestro, pero yo sí quiero subrayar algo que dijo ayer a una pregunta sobre su secuestrador,  Arnaldo Otegui, que fue el condenado por pertenecer a banda armada.

El vasco, que saldrá de prisión en los próximos días, cuando tenía 22 años, secuestro a Javier Ruperez. Hizo un acto de crueldad aberrante porque ya por entonces el etarra apuntaba maneras de criminal, y sometió a tortura a un político al que estaba dispuesto a asesinar si el gobierno de UCD no cedía en la excarcelación de unos presos de ETA.

La frase de Ruperez ayer fue que “Arnaldo Otegui no tiene biografía. Solo tiene un historial delictivo”, porque toda su vida se ha dedicado a secuestrar, a chantajear y a apoyar a asesinos.

Los años hacen que algunos pierdan la memoria y que otros se vuelvan imbéciles, y en ambos casos se engloban los que hoy aplauden a Otegui, le visitan en la cárcel y festejan que salga de ella como si fuese un gran tipo y un singular líder político, cuando en el fondo es un delincuente, con sangre en sus manos que ha causado mucho dolor a las víctimas del terrorismo.

Ruperez dijo ayer que “querer comparar va Otegui con Mandela es aberrante” y yo añado: es ignorar la historia .

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s