Los padres nunca mueren

Op

image

“Un beso papá , allá donde estés “. Seis palabras pueden significar un mundo.

Un mundo interior que explota hacia fuera y salpica de nostalgia a quienes no han sido capaces de escribirlas jamás en su vida , y eso me ha sucedido a mí, que desde que murió mi padre, nunca las he dicho en voz alta, ” Un beso, papá allá donde estés ” . Esas son las seis palabras sencillas, pero intuyo que llenas de nostalgia y amor, que ayer público en un twit mi amigo Alfonso Martos con motivo de una fecha que, seguramente un centro comercial estableció como el día del padre.

Estoy seguro que muchos de ustedes conocen a Alfonso Martos por su intensa actividad periodística y en redes sociales, y si ven su rostro y las compañías singulares con las que se fotografía, puede que alguien saque la conclusión de que es un tipo duro, aunque tengo para mí que en el fondo es un romántico, sentimental lleno de añoranzas, que a veces las disimula dándoselas de impermeable.

Pero lo que no podemos evitar algunos, y él tampoco, es desnudarnos mediante el lenguaje y, a veces sin pretenderlo exhibimos nuestros sentimientos más íntimos que mantenemos ocultos o adormecidos, porque alguien algún día nos convenció que llorar o añorar a tus padres , sin disimulo, no es cosa de hombres recios.

Yo le agradezco a mi amigo Alfonso Martos que, con esa explosión de sentimientos contenidos en sólo seis palabras, me haya llevado a mi a pensar también en mi padre, que murió hace muchos años , cuando era demasiado joven y apenas pudo saber nada de lo que algún día seriamos sus cuatro hijos.

Hace tiempo que escribo sobre lo que no está de moda, y entre esas cosas que algún día fueron importantes para todos nosotros, están los sentimientos que nos humanizan y nos llevan a desnudar el alma frente a la corriente del agnosticismo , y no referido a creer en nada divino sino en algo tan profundamentee humano como es tu propia familia, especialmente la que se fué demasiado pronto.

Por eso, sin ningún pudor mal entendido, quiero darle las gracias a mi amigo por esas seis palabras (“un beso papá , allá donde estés”), que son sinceras, nostálgicas, justas y muy oportunas en un tiempo en el que no se estila expresar sentimientos íntimos, porque lo que “presta” ,que diría un asturiano, es ir por la vida de duro, distante, insensible y en definitiva… estupido.

Gracias amigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s