Rafa se quiere dejar barba

image

 

Uno de los buenos amigos con los que comparto momentos de ocio, conversaciones divertidas y confidencias sobre ésta y la otra vida – que ya veremos lo que ocurre cuando nos toque comprobar si existe, pero por ahora nos sirve para no dejar ningún hueco vacío en nuestra charlas y discusiones – me ha pedido mi opinion sobre si se deja barba, y les aseguro que el asunto no es un tema menor, porque mi querido Rafa tiene la azotea sin presencia capilar.

Yo le he animado a que se atreva a poblar su rostro porque es una experienciá única para quienes nunca antes se han atrevido a hacerlo, y además singulariza la imagen de quien, a sus años, se atreve a dar ese paso que para él sería casi una provocación a la humanidad.

Hay cosas que alguna vez en la vida hay que hacer, especialmente la gente de orden que siempre han actuado de acuerdo a la ley y las buenas costumbres, pero que a veces han olvidado que históricamente ser un barbudo ha servido tanto para los revolucionarios cubanos como para los intelectuales españoles de final del XIX y principio del siglo XX.

Dejarse la barba hace cuarenta años era todo un símbolo político en el que los portadores de esa imagen querían significar que estaban en desacuerdo con todo lo anterior, pero hoy en día ese elemento tiene más connotaciones estéticas y de modernidad que de protesta, porque la moda ha igualado a la derecha y a la izquierda en esa materia, con algunos matices diferenciales que, por no molestar a quienes podrían sentirse aludidos, voy a eludir en este comentario.

Tener una media barba arreglada y recortada, cada tres días como mucho – no tipo hipster que hay que cuidar la estética , ir aseado y no hacer el ridículo – es una buena decisión para cualquier tipo, con independencia de su edad, condición , estudios, oficio o creencías religiosas, sexuales o políticas .

Así que espero que mi amigo Rafa , al que le agradezco la publicidad que nace todos los días de mi última novela – se sume al club de quienes no tenemos inconveniente en que algunos nos digan que sin afeitarnos parecemos mayores.

Yo creo que hay un momento en la vida en el que, como ya no podemos disimular la edad, al menos debemos intentar parecer interesantes, y como de eso se trata, hoy traigo a este blog una foto que alguna vez publiqué en la que estoy saludando,con barba negra, al premio Nobel de literatura Gabriel García Márquez.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s