El hartazgo influye en las elecciones

image

 

” Todavía queda más de un mes para las elecciones, y ya me estoy arrepintiendo de lo que voy a votar”

Esta frase que se la escuche ayer a un tipo medianamente inteligente y por lo tanto, nada sectario, indica el desencanto con el que no pocos ciudadanos afrontan el momento de regresar a las urnas porque están viendo que esto no lo arregla ni la Virgen de Lourdes.

Los que hacen las encuestas – que no sé por qué nos empeñamos en llamarle demoscópicos, cuando en el fondo son unos echadores de cartas que, para consuelo de todos nosotros, con frecuencia se equivocan – insisten en aguarnos la escasa ilusión que nos queda diciéndonos que el resultado electoral va a ser muy parecido al que ya se produjo hace unos meses.

Es cierto que el bípedo hispánico es el único animal mediterráneo que se empeña en tropezar una y otra vez en la misma piedra, pero también tiene acreditado que cuando nota que le toman el pelo de forma reiterada, su mosqueo no tiene límites .

Yo me he puesto a echar cuentas y he llegado a la conclusión de que esta vez sí se van a producir algunos cambios significativos en el resultado de las elecciones del mes que está al caer, porque los votos prestados van a empezar a cambiar de bando y los votos mosqueados se van a quedar tomando el sol, que para ese día ha dicho el hombre del tiempo que tenemos un anticiclón en toda la península.

Los que van a ir a las urnas ese domingo, con toda seguridad, serán preferentemente los que tienen diagnosticada una úlcera de estómago crónica, porque votan con las tripas y dejan la inteligencia aparcada hasta cuarenta y ocho horas después de que se cierren los colegios electorales.

Ese dato, no obstante, es para tenerlo en cuenta porque el bípedo peninsular se une más por el odio a una causa que por los beneficios que pueda reportarle.

Eso significa que el partido político que tenga más hoolligans o más odiadores que los de la causa contraria garantizará con más ffirmeza su suelo electoral, y esa es la razón por la que en esta campaña seguirá sin haber propuestas claras y compromisos vinculantes porque están persuadidos de que el alimento que hay que echarle al bípedo del sur de Europa es la carnaza de la descalificación del contrario.

Los políticos y los echadores de cartas se olvidan de un sector de los lectores que no toleran que se les vuelva a tomar el pelo y que, tapándose la nariz o quedándose en su casa, ese día cambiaran su voto y su actitud, porque el bípedo de estos lares es muy suyo cuando le toman el pelo.

Anuncios

2 comentarios en “El hartazgo influye en las elecciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s