Los españoles en el sillón del psiquiatra

 

 

psiquiatrar

En las elecciones que están a la vuelta de le esquina la gente va a votar por amor, por odio o por miedo, y de esta teoría no me va a apear nadie, por muy experto o leído que sea. Para saber esto uno tiene que haber estudiado a los maestros del psicoanálisis que discutieron entre ellos sobre cuál era el motor que agitaba nuestras decisiones y, aunque no se pusieron de acuerdo, a los tres le sobraba razón .

Según Freud, que era el más pajillero, existe una explicación sexual para todo lo que decide nuestra voluntad, aunque unas veces por pudor y otras por discreción negamos que sea cierto, pero todos sabemos que uno de los motores que nos impulsan a hacer las cosas bien o mal, es es deseo de llegar a tener un orgasmo cósmico.

Esa teoría fue matizada por sus discípulos Adler y Jung, que por ser más originales que su maestro sostuvieron que lo que mueve nuestra voluntad no es el sexo sino el miedo, en unos casos, y el ansia de poder, en otros.

Yo, por no discutir, sostengo que los tres investigadores de la mente humana tenían razón porque a lo largo de nuestra vida cada uno de estos elementos son determinantes para condicionar nuestra conducta.

La conclusión primaria que se me ocurre es que la ideología pasa a un segundo plano a la hora de depositar el voto, por más que en apariencia la polarización de los mensajes esté en si se es de derechas o de izquierdas.

Eso explica que muchos ciudadanos van a votar por el placer de que ganen los suyos, por miedo a que ganen los otros o por la obsesión de conseguir o mantenerse en el poder, a costa de lo que sea, independientemente de sus principios …si es que los tienen.

Si los comunistas leninistas de Podemos dicen ahora que son socialdemócratas no es porque han adoptado un nuevo concepto político, sino porque quieren barrer para casa cualquier voto desinformado o ingenuo.

El resto de los partidos también se están travistiendo y ocultan o suavizan sus planteamientos ideológicos más identitarios, porque en definitiva en el mercadillo del próximo 26 de junio quieren abaratar su oferta.

Lo lamentable de esta situación es que podríamos encontrarnos con un panorama similar al de hace unos meses y , si no se llega a un acuerdo , abocados a unas terceras elecciones.

Tenemos una España de sillón de psiquiatra, porque entre los que se creen que son líderes, uno está amortizado, otro está muerto y no lo sabe, un tercero vive con el corazón partío entre España y Venezuela , y el cuarto aún no tiene claro qué es lo que quiere ser, cuando sea mayor.

Anuncios

Un comentario en “Los españoles en el sillón del psiquiatra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s