Un año del Club de las amantes impacientes

 

Hace un año que publiqué la novela “El club de las amantes impacientes”. de la Editorial Arcopress, del grupo Almuzara.

Hoy recojo una de las críticas, firmada por el periodista Antonio Regalado, que sirvió para situarla  como una excelente novela erótica.

Cubierta_El Club de las amantes impacientes_19mm_200515.indd

Yo quería  escribir una crítica literaria como Dios manda -si es que Dios manda escribir una crónica literaria así- y me encuentro, desde la primera página ante un “pitch”, un eje, -un escritor (Adolfo) en horas bajas- que vertebra una novela y una película.  Porque “El Club de las amantes impacientes” no es solo una novela erótica,  -que lo es-,  sino, además,  un filme cargado de flash-back, de miedos, de inseguridades, de ternuras, de violencias, de  soledades y de sexo. Mucho sexo. Demasiado sexo para un hombre solo con acción y reacción en todas direcciones.

Diego Armario, -en su noveno libro y en su cuarta novela-, ha alcanzado una madurez narrativa y descriptiva que augura, sin temor a equivocarnos, que estamos perdiendo, quizás,  un periodista de raza para ganar un narrador que camina deprisa hacia  la plenitud. Y a la gloria.

Confieso que he leído el libro de un tirón. En mi cogote he sentido la lluvia, -hay que mojarse siempre en este género-, el aliento de la editora mandona y exigente, el humo de los cigarros en la mitad de la noche, la dependencia del alcohol de todos los protagonistas,  el dolor de los recuerdos, los jadeos de esas mujeres poco virtuosas y la ternura de Eva, el último cartucho para la regeneración de un perdedor inevitable. Y sobre, todo, he transitado por  la construcción de un relato  lógico y excitante -en todos los sentidos- donde las páginas son un travelling interminable,  casi un zoom lazaroviano  para un musical de orgías, desmesuras  y sexo sin fronteras.

El dialogo es dinámico, acelerado, profundo, sensual, excitante; una novela más turbadora que nunca, abierta en canal  en todas y cada una de las líneas de las  284 páginas para que el protagonista bien pudiera haber sido, no un periodista español, sino el héroe de Woody Allen: “Si pudiera me reencarnaría en las yemas de los dedos de Warren Beatty“, el amante perfecto.

Sin límites ni fronteras

Desde el minuto uno, el lector va viviendo los avatares de cada plano, de cada secuencia, de cada escena, de cada panorámica recorriendo el cuerpo (con escasa alma) de hembras de infarto. Adolfo va por el cuerpo de cada una como un explorador africano. Los efectos especiales viajan paralelos a la cámara ficticia que va describiendo las situaciones comprometidas. El lenguaje cinematográfico es bárbaro y escabroso como corresponde a la tensión que el autor crea en cada anochecer y en cada catre o coche. El deseo permanece en cada poro de la piel de los enamorados insaciables. Y ese deseo hay que sublimarlo. Pocas veces la palabra describe con tanta fuerza y precisión esas emociones desenfrenadas.

No hay límites en el disfrute de esos amores sombríos  y, esa valentía -que puede ofender al lector no acostumbrado al traspasar la orilla de lo decente-, revaloriza todo relato. Para seguir en los parámetros del celuloide, las tomas obedecen a la ortodoxia del séptimo arte. Las imágenes describen como dardos (húmedos y envenenados) cada plano general, medio, de detalle, en picado.

Pocas veces el  sonido de las palabras describe con tanta habilidad el milagro de la entrega total. Al fin y al cabo, yo ya tengo escrito hace décadas que la vida se reduce a cuatro palabras: “amar  y ser amado”. Porque como les enseñó  San Pablo a los corintios, “en el atardecer de la vida nos examinarán del amor”. Y, sobre todo, hay que aprobar esa asignatura antes del juicio final. Y en esta novela todos intentan aprobar con sobresaliente.  ¡Qué duro es el sexo!

Diego Armario  construye un personaje -¿autobiográfico?- rodeado de mujeres enamoradas y acaba  dibujando  un pasado imperfecto sobre camas calientes con sábanas frías en habitaciones orientadas al sur de la impudicia.

Las vidas de Enma, de Paula, de Koke, de Ruth, de Lourdes, de Imelda, de Nadine, de Alexis,  de Alejandra,  de Moira,  de Eva o deSoledad viven para el disfrute del cuerpo sin restricciones ni ataduras. Mujeres de sexo creativo que escandalizarán a más de un lector o lectora. Con un oponente solícito  que con su experiencia supera  todas las expectativas. Un cóctel perfecto de pasión, whisky sin soda, ron con Coca-Cola, descaro, provocación y desmesura. No crean ustedes que estas historias son carne de cañón para lectores impenitentes, no;  creo que  gustarán por igual a las mujeres atrevidas sin horizontes lejanos.

Hay que tener mucho valor para abordar un tema tan escabroso como el que describe  el escritor Diego Armario, con conocimiento de causa y, mucho talento e imaginación para venderlo como si fuera “El pecado venial” -(traducido en España por “Me gusta mi cuñada”), película de la sensual Laura Antonelli (que en gloria haya) o la deseada  Kim  Bassinger en “9 semana y media”.  Es sexo erotizado. Nada más y  nada menos. Son personajes (un hombre y diez mujeres) que  piden todo a la vida, que exprimen su existencia hasta la última gota y que terminan pagando un alto precio por ello: la soledad de sus destinos. El sexo, sin duda, es un problema, como vemos.  Pero,  sobre todo, cuando no lo hay.

“El Club de los amantes impacientes“, -insistimos-, es una novela de acción que a su vez se desarrolla como una película trepidante, escrita por un mercenario sin conciencia ni principios. Una buena alternativa para periodistas reconvertidos a digital en tiempos de crisis.

Creo que Diego Armario ha despertado instintos dormidos en ambos hemisferios del ecuador de la cintura. Armario, el narrador de precisión clitoriana,  ha abierto   una brecha -políticamente incorrecta- en un género  poco experimentado hasta ahora cuando no reprimido y prohibido.   ¡Queda tanta piel por descubrir todavía!

Existirá un antes y un después en la literatura erótica de nuestro país tras la publicación de esta obra tórrida, sensual y perturbadora  que debería tener continuación en su viceversa: una mujer agresiva conquistando a una docena de irreductibles machos alfa. “El Club…”,  es  una lectura idónea para estas noches de estío con tanto hastío. Una película a futuro de Bigas Luna. De momento, leerla en soporte papel, se goza como  una ducha de agua fría para este verano tan caliente.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s