“Cosas que no importan”: irse bien

Rimage

 

Llevo un par de días al sol que más calienta y no me va a costar demasiado esfuerzo cambiar el chip de mis obsesiones cotidianas para centrarme en esas cosas insignificantes que apenas importan, aunque al final descubres que son las más valiosas.

Las cosas y los acontecimientos previsibles nunca resultan excitantes, tal vez por eso tienen cara de aburridos los que se empeñan en contradecir al Berajano”guerrita”.

Yo juego casi siempre a la ruleta rusa en materia de reflexiones, para que nadie pueda anticiparse a mis pensamientos, y eso me ha conducido a un espacio de indefinición perfectamente delimitada, que consiste en sorprender a quienes creen que te han tomado la medida de tu forma de entendér la vida y descubren, con indignación, que la libertad de pensamiento siempre es anárquica .

El riesgo que asumo, al desnudar mi opinión con más frecuencia de lo que cualquier buen párroco aconsejaría, es que puedo parecer persona diletante y con pocas raíces, pero eso es algo que no me inquieta porque para llegar a esa libertad de criterio no hace falta ser ni osado, ni valiente.

Solo se necesita cumplir años, aunque es cierto que tanto ustedes como yo conocemos a más de un viejo descerebrado o con menos criterio que el hijo inútil de alguna famosa.

Todo esto me lleva a decir que el marqués Del Bosque, admirado y respetado por cientos de miles de españoles y que, a día de hoy siguen siendo acreedor a ese reconocimiento que yo también le otorgo, ha metido la pata ,  por bocas.

Tengo la sensación que despedirse es de las cosas más difíciles de hacer bien , porque en vez de decir simplemente “adiós”, la gente tiende a pronunciar discursos o hacer grandes declaraciones, cuando no un balance elogioso de su propia trayectoria, y llegado a ese punto, siempre se acuerda de alguien que algún día le miró mal.

Eso le ha pasado a Vicente del Bosque,que lo tenía todo a su favor para quedar como el caballero que es, pero le pudo más su orgullo y acabó hablando mal de Iker Casillas que ha demostrado ser un señor de verdad, al que le ha tocado guardar silencio ante las innecesarias descalificaciones que le hizo hace años el impresentable José Mourinho, y ahora el errado ex seleccionador nacional.

La frase de del Bosque diciendo que Casillas se ha portado bien con sus compañeros pero no tan bien con él y su equipo técnico , sobraba, por innecesaria , y si además reconoce que se despidió de todos menos del arquero de la selección, el que ha quedado como la Chelito ha sido el Marqués y no el chaval de Móstoles.

Para muchos este reflexión es intrascendente, pero no pretendía que fuese para enmarcar.

Estoy entre gente que toma el sol, se baña con o sin bañador, lee novelas o El Marca, juega al golf o a la petanca y mira con añoranza a las mujeres que pasan a su lado.

Esto es lo que hay

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s