Cosas que no importan/2.English, come

,

 

Estoy en Almería, tierra de sol, calor y buena gente que alarga las ees finales de las palabras y arrastra las sílabas para hacer que duren más.

A esta zona del sur de España vengo desde hace años para hacer cosas decentes en solitario mientras que los demás se van a la playa, pero eso no quita para que, lejos de la arena y de los plásticos que maduran las frutas, me cruce en ocasiones con algún guiri sofocao por la calor y el exceso de un sol impenitente.

En ellos reparo poco pero en ellas, cuando no están perjudicadas, me fijo más , y lo que no entiendo es por qué no se nacionalizan españoles.

Ya sé que el término guiri se refiere a cualquier pelirrojo de piel blanquecina y calcetines con sandalias que viene al sur para tomar el sol y alimentar su panza cervecera, pero yo reduzco este concepto a los ingleses, porque su población de visitantes ocasionales o residentes en esta zona, constituye una masa crítica importante.

Es cierto que tienen sus propios pub, escuchan su música, fuman sus porros, y se emborrachan pausadamente sin olvidarse de gritar en algún momento el ” God save The Queen”, porque ellos, como los vascos, sobre todo son independientes, y me malicio que ése es uno de sus mayores problemas, porque después de muchos siglos de batallas en el mar y ceremonias identitarias, no han aprendido que no se bastan por sí mismos.

Necesitan a los demás, nos necesitan, aunque en ocasiones sea para cagarse en nuestros muertos, porque ése es un desahogo que suena mejor cuando el difunto habla otro idioma, y ahora se enfrentan al problema de que van a ser extranjeros en Europa.

Yo creo que los españoles no somos los únicos ciudadanos que tenemos razones suficientes para lamentarnos de la baja calidad de los políticos que nos han tocado en el reparto, porque los británicos han salido peor parados, al menos en este momento histórico, pero como no me interesa perder el tiempo hablando de gente vulgar, pasarė de referirme al “stupid people” que les han metido en este problema.

La independencia, a día de hoy, es una emoción pero no es un buen negocio, salvo para quienes abanderan esta opción secesionista, que han encontrado un chollo para vivir bien conduciendo a sus pueblos hacia el desastre.

El problema de los ingleses no es que no fueran independientes , que obviamente lo son, sino que querían ser más singulares aún y para eso necesitaban vomitar su desprecio hacia el resto de los europeos, y ahora sus políticos tienen un problema que ellos mismos han creado artificialmente y que no saben cómo resolver.

Yo, si fuese inglés, me venía definitivamente a España, porque aunque aquí también tenemos problemas artificiales construidos a pulso por los ociosos a los que pagamos para que se sienten en el parlamento, al menos disfrutamos del sol, el buen vino, excelentes viandas, y suficiente gente atractiva y anárquica como para que no se vean privados de algún sobresalto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s