No hay épica en la resistencia de Sánchez

baronescia

A Pedro Sánchez le llueven obleas por tierra, mar y aire pero las únicas que le ponen de los nervios son las que proceden de las filas de su partido, porque sabe que hasta sus más cercanos están con él por el interés y no por la devoción.

Es cierto que tiene el apoyo de un sector del Psoe que se alimenta del odio a la derecha y que defienden a muerte al veraneante del NO, pero yo mismo he sido testigo de confidencias off de the record que nos han hecho a periodistas algunos de sus más cercanos colaboradores que se declaran partidarios de Susana Díaz, dando a entender que si la andaluza da el paso a liderar el partido, se entregarían a ella con armas y bagajes.

Por eso Sánchez ha puesto en marcha un plan para que le jaleen algunos de sus más fervientes partidarios en las redes sociales, con tuits en los que dirigen su artillería contra Susana Díaz y algunos otros protestones socialistas.

Los mensajes que se leen, promovidos por los mamporreros seleccionados, utilizan frases que suenan al más puro estilos falangista de los años 30, como por ejemplo uno en el que se le anima diciéndole “compañero adelante y con paso firme” u otro en el que se arremete contra la andaluza con estas palabras: “Las prisas x destruir diría yo, eso es lo q está consiguiendo Susana con sus intrigas” .

La obsesión de Sánchez es que en el Psoe no haya reuniones, comités federales ni mucho menos Congresos, y por eso va aplazando sine die sus convocatorias, conocedor de que en cuanto los convoque el avispero se removerá y su diluido prestigio interno acabará por sucumbir.

Son numerosos los ejemplos que conocemos de líderes que comienzan a ser abandonados por sus propios compañeros cuando constatan que está perdiendo posibilidades de garantizarles a ellos el puesto y la consiguiente mamandurria. Ya en el año 2011 publiqué un ensayo ( “El Psoe en llamas” , Esfera de los libros”) en el que defendí la tesis de que la caída en picado que había iniciado ese partido al final de la etapa de Rodríguez Zapatero no se frenaría mientas no volviese a ser reconocido por el electorado como un partido de gobierno, con un mensaje unívoco, y una identidad definida, y aunque ahora el entonces presidente se siente liberado de los reproches que por entonces se le hacían y da la sensación de que hace de menos a Sánchez, fue él quien comenzó a desdibujar la historia del Psoe para reescribirla, y de aquellos polvos vienen estos lodos.

No es comprensible que, en el peor momento político del Partido Popular, el partido socialista esté peor que la derecha y siga cayendo sin tocar fondo, y la única explicación plausible para esta aparente contradicción es que se ha desdibujado tanto que sus votantes naturales o se quedan en casa y apuestan por otros.

Si se me admite el símil, por muy bebido que esté uno en una noche de juerga prefiere acabar con una pareja de confianza antes que llevarse la sorpresa de que en plena noche te atacan por detrás porque previamente no hayas comprobado la identidad sexual de quien al final puede ser un travestido, y eso es lo que sucede con un tal Sánchez. Su batalla carece de épica porque para  así fuese debería armarse con algo más que un bañador, y su resistencia tampoco es numantina porque enfrente no tiene a guerreros valientes sino a profesionales de la supervivencia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s