Fetichismo solidario

jenniferlopez

Me acabo de enterar que Julio Iglesias ha donado sus vaqueros favoritos a la fundación “Jeans for refugees”,  una organización que tiene como objetivo recaudar fondos que se destinarán al Comité Internacional de Rescate,  en favor de los refugiados.

Como él , han hecho algo parecido la actriz Sharon Stone,  la modelo Kate Moss, Victoria Beckham,  Elle Macpherson o Carla Bruni, y se esperan  -¡cágate lorito! –  los pantalones usados de Pedro Almodóvar con lo que no sé si el proyecto solidario va a reventar por arriba o por abajo.

La subasta,  que se inició el pasado 22 de octubre y finalizará el 30 de este mismo mes, lleva recaudados en torno a 70.000 euros, y me parece una cantidad ridícula para poder atender las graves necesidad de los hombres, mujeres y niños que huyen de la guerra y la pobreza.

Yo me pregunto por qué esta tribu, compuesta por gente que está forrada de pasta, ante un drama como el de los refugiados no donan cada uno  70.000 euros, que para ellos sería calderilla, y se dejan de simular generosidad ante un asunto tan dramático.  

No  crean que me parece mal que estas celebridades  donen  sus pantalones vaqueros para una causa noble, porque el mundo de los seguidores de gente famosa es capaz de comprar cualquier objeto que lleve el aroma o el olor a sudor de su ídolo, pero  ese gesto me suena más a propaganda que a solidaridad.

En cualquier caso esta noticia me ha hecho reflexionar,  y no paro de preguntarme  cómo se cotizarían unos pantalones vaqueros míos usados, o alguna otra prenda personal.

Reconozco que además de muy curioso siempre fui algo fetichista,  y siendo  más joven, o si  lo prefieren menos mayor, coleccioné algunas prendas de culto, pertenecientes a gente a la que admiré, por una u otra razón, aunque no fuese famosa.

No  es un exceso de pudor el que me conduce a no entrar en detalles sobre este asunto personal, pero lo cuento porque siempre fui muy comprensivo con las filias de los parroquianos, especialmente de los que viven y dejan vivir,  y no pierden un minuto en sumarse a la condena de quienes transitan su vida, de infarto en infarto,  cada vez que algo les produce escándalo.

La subasta en cuestión habría l0grado un éxito mayor si en vez de  tener que decidirse por los pantalones vaqueros de Julio Iglesias o de Pedro Almodóvar, la gente hubiera podido elegir  el tanga o los bóxer de gente por las que, como por la patria, daría uno su vida si le concediese un penúltimo deseo.

Lo dejo aquí como idea por si los organizadores de esta colecta, en su próxima edición, seleccionan mejor al personal y le piden que donen unas prendas de ropa más ligeras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s