Fidel, exagerado en la muerte y el sexo

Ayer, al enterarme de la muerte de Fidel Castro, comencé a escribir un artículo de recuerdos y sensaciones, pero me pareció que no sería riguroso si me precipitaba al intentar resumir en pocas lineas noventa años de una vida llena de exageraciones.

Por esa razón y además porque  cuando la figura sobre la que quieres escribir está contemplada por la opinión pública como un cliché de una foto en blanco y negro, preferí robarle a mi colega Francisco Rubiales Moreno las palabras que habia escrito, para identificarme con ellas.

Son éstas:

“Esta madrugada, al conocer la muerte de Fidel Castro, recé por él y deseé que, antes  de  morir, hubiera sentido dolor por la violencia que generó y el miedo y la injusticia que creó en su entorno.

Como muchos de mi generación, me sentí deslumbrado en mi juventud por su poderosa imagen de guerrillero justo y romántico, capaz de cambiar el mundo, pero tuve la suerte de conocerlo a él y a su isla y de comprobar con mis propios ojos, durante los dos años que residí allí como corresponsal de prensa, que su obra era una gran prisión, donde las cosechas de miedo y represión eran mayores que las de caña de azúcar.

Pero, a pesar de que la distancia separa años luz nuestros pensamientos e ideas, deseo despedirlo con respeto, el mismo que a mi me gustaría que tuvieran mis adversarios cuando yo desaparezca.

Tuve la suerte de conocer al comandante personalmente y sé reconocer que fue un gran hombre, con una personalidad deslumbrante, pero también que él sucumbió al peor de los pecados de la raza humana: sentirse Dios y disponer de la vida de los demás. Era un tirano”.

Hoy, pasadas unas horas , y cuando he reposado mis sensaciones sobre uin personaje al que conocí, sostengo que era un tirano pero no se puede despachar solamente con este calificativo a un  personaje  que  ha sobrevidido a todos los líderes políticos que fueron sus coetáneos.

El líder cubano fue en sí mismo un exceso, y su singularidad hay que situarla en su propia incapacidad para evolucionar.

Su revolución, bajo el lema de “Patria o muerte”, ha sido más eficaz provocando la muerte  y el encarcelamiento de  cubanos, que en conseguir su bienestar económico y social.

Tal vez  por esa razón, sus más fieles admiradores , por más jóvenes que sean, están anclados en el pasado. En un lenguaje que ya no existe, en una cerrazón ideológica que se ha demostrado como el gran fracaso histórico incapaz de repartir el bienestar y la justicia que proclamaban.

Fidel Castro ha demostrado que se puede ser dictador durante muchos más tiempo que sus colegas de vocación y oficio en el resto del mundo, y acabar muriendo en la cama como Franco.

Sus hagiógrafos no niegan los  miles de fusilamientos  no solo al comienzo de la revolución sino durante toda su etapa como Jefe de Estado, método que utilizó no sólamente para reprimir a disidentes sino también para quitarse de encima a militares carismátivos como el general Arnaldo Ochoa y el coronel Antonio de la Guardia, a los que acusó de narcotraficantes. A estos efectos les recomiendo la lectura del libro del periodista y durante años corresponsal de RNE en la Habana , José Manuel Martín Medem, “El secreto mejor guardado de Fidel”.

Otra de sus aficiones fue el sexo. El New York Post publicó que a lo largo de sus 80 años de vida se acostó con 35.000 mujeres.

¡Vaya usted a saber!

Haciendo cuentas,   para alcanzar ese número de coyundas tenía que haber tenido sexo  todos los días de su vida, y  aún asi habría llegado a  la cifra de 29.200.

Ya se sabe que a los dictadores hay que convertirlos en seres superiores ,también en el sexo, aunque al final se descubre que solo fueron grandes en su ausencia de piedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s