Los vaqueros y la minifalda

katieholmes

Hónrome con la amistad de un hombre del teatro que cuando comenzó, años ha, en el oficio de comediante, cómico, caricato y actor dramático, estudió arte escénico y recibió clases de vestuario, consistentes en aprender cómo debía moverse en escena, dependiendo del traje o ropas que su personaje llevase puesto.
Sus maestros entendían que esa precisión ayudaba al actor a hablar con gestos silenciosos y al mismo tiempo expresivos, al moverse por el proscenio.
Hoy ya no se estilan esos cuidados estéticos porque para trabajar en este excelso oficio de representar a los clásicos o interpretar un papel escrito por un autor con fundamento, no se requiere esa preparación y ni siquiera unos someros estudios de arte dramático.Es suficiente con un físico singular, ya sea hombre o mujer, y una adecuada promoción televisiva para aspirar a un Goya.
Ciertamente no alcanzo a comprender por qué hay actores que gritan tanto y guionistas que enlazan un número impreciso de palabras mal sonantes en un breve diálogo, para crear una tensión artificial y poco creíble de unos personajes mal vestidos que casi siempre van en vaqueros.
Mi amigo el actor sostiene que el vaquero es una prenda inelegante aunque esté de moda, porque simboliza lo impersonal, lo que lleva todo el mundo, lo que iguala artificialmente al ras a gordos y flacos, altos y bajos, guapos y feos, macarras y leídos y me da que su apreciación es más reflexiva que maniática.
Hoy en día cualquiera se pone un vaquero o una minifalda aunque le sienten como a un cristo dos pistolas o  a una madona un tanga rosa y lo peor no es eso sino que la generalidad (no me refiero a la de Cataluña, de la que se podría esperar cualquier cosa, sino al común del vulgo) cree erróneamente que la moda siempre es elegante y que la etiqueta no merece ser cumplida.

Vivimos unos tiempos en los se puede ir a cualquier acto oficial en zapatillas, con tal de que sean Adidas, en vaqueros, si son Armani y en minifalda, si las ha diseñado Carolina Herrera, porque hay gente convencida de que seguir la moda les convierte en seres elegantes, aunque no entiendan de normas de cortesía y no les hagan caso al espejo ni al consejo de los buenos amigos. .

 

Anuncios

2 comentarios en “Los vaqueros y la minifalda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s