Hablar idiomas

rueda2

Cada vez que me encuentro con un ignorante que no sabe hablar castellano, me esfuerzo en solucionar sus dudas y le sirvo de intérprete para ayudarle a salir del apuro de orientación callejera,  duda gastronómica, de placer o de ocio.

Ese servicio amable y gratuito lo hago generalmente en inglés y a veces en francés, dos idiomas en los que consigo comunicarme adecuadamente sin que por ello me considere habilitado para escribir  un artículo como éste o  dar una conferencia sobre la rivalidad entre  Lope y Cervantes.

En el ejercicio de una profesión a la que ya no le dedico tiempo ni esfuerzos porque la he sustituido por la de escribidor de fábulas, cada vez que viajaba a países de  bárbaros, me preparaba adecuadamente las preguntas que deseaba hacer a los políticos de turno y se las formulaba en inglés o francés o incluso en italiano, porque con un diccionario en la mano y algo de voluntad y esfuerzo todo eso es posible, especialmente cuando no se tienen  el bíblico don de lenguas, que para los de la LOGSE diré que no tiene nada que ver con una práctica sexual muy festejada .

Sin embargo no es habitual que “los plumillas” de otros países que vienen a España, sobre todo si son británicos, hagan un esfuerzo parejo cuando se dirigen en rueda de prensa a nuestros políticos que, como todo el mundo sabe, no han aprendido a expresarse en inglés.

Ellos están convencidos que son titulares de la lengua del imperio y sus colonias, y que por ende todos deberíamos entenderles. Desconocen que el castellano no es un dialecto ignoto sino un  idioma que hablan en todo el mundo casi seiscientos millones de personas.

Hablar idiomas es muy conveniente y enriquecedor, pero también para ellos, para los ciudadanos del Brexit que tienen el ombligo hundido de tanto mirárselo y que si careciesen de columna vertebral se pasarían todo el día haciéndose felaciones a sí mismos.

Aquí en España somos muy dados a flagelarnos y a lamentar que nuestros políticos no hablen idiomas, especialmente el inglés, pero  eso no ha sido óbice para que los distintos Presidentes de gobierno que hemos tenido hayan cumplido con dignidad el papel que les correspondía en sus encuentros internacionales, ayudados de un intérprete, como el resto de jefes de estado que no tienen ni puñetera idea de una lengua tan hermosa  y universal como es la nuestra.

Rajoy el otro día no respondió a una pregunta que le hizo en inglés un periodista de la BBC. No creo que hiciera mal, en primer lugar porque no la entendió, en segundo lugar porque no tenía al lado a Jorge Moragas  y en tercer lugar porque “el giri” era el que tenía que haberse esforzado para expresarse en castellano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s